Etiopía denuncia la 'propaganda belicosa' de Sudán contra su presa en el Nilo

Adís Abeba, 4 may (EFE).- El Gobierno de Etiopía denunció hoy la 'creciente campaña de propaganda belicosa' de Sudán contra la polémica megapresa que Adís Abeba construye en el Nilo Azul, que rechazan ese país vecino y Egipto como naciones ribereñas del Nilo.

El Ejecutivo etíope se refirió a un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudán emitido el pasado viernes, en el que Jartum reprochó que Adís Abeba rechace lo que llama 'acuerdos coloniales', una alusión a pactos como el firmado en 1902 entre el Reino Unido (potencia colonizadora que representaba a Egipto y Sudán) y Etiopía sobre el uso del agua del Nilo.

Según ese acuerdo, Etiopía tiene prohibido construir obras hidráulicas en el Nilo Azul que afecten el flujo natural del río.

Asimismo, la región de Benishangul, en la que Etiopía está construyendo su controvertida Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD, en sus siglas en inglés), fue transferida de Sudán a Etiopía en virtud de ese tratado.

En su declaración de la semana pasada, Sudán vino a advertir a Adís Abeba de que 'repudiar acuerdos previos también significa comprometer la soberanía' de Etiopía sobre la citada región, llamada hoy Benishangul-Gumuz.

En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Etiopía tildó hoy de 'completamente ridícula' la referencia a la región.

'Etiopía, como un antiguo país soberano e independiente, tiene una reputación probada en el tiempo de respeto de los tratados y obligaciones internacionales que ha firmado', subrayó.

Adís Abeba, además, ve 'lamentable' el 'intento del Gobierno de Sudán de mezclar los tratados de fronteras con los injustos, exclusivos y bilaterales acuerdos de base colonial sobre el uso de las aguas del Nilo'.

Con todo, Etiopía abogó por solucionar estas cuestiones 'mediante diálogo y negociaciones'.

El ministro de Recursos Hídricos de Sudán, Yaser Abás, amenazó el pasado 23 de abril con presentar una demanda contra Etiopía y la empresa italiana encargada del proyecto de la presa si no se llega a un acuerdo sobre la fase de llenado de la infraestructura.

Adís Abeba ha asegurado que continuará con sus planes para la segunda fase de llenado -la primera tuvo lugar el año pasado-, que comenzará el próximo mes de junio con la temporada de lluvias, pese a las reticencias de Sudán y Egipto.

En los últimos meses, Jartum ha mantenido una postura más agresiva con Adís Abeba por la controvertida presa, que podría afectar el flujo de agua de Sudán, y también por disputas territoriales entre ambos países.

Tras el fracaso de la última ronda negociadora sobre la GERD, celebrada entre el 4 y 6 de abril pasado en Kinshasa bajo los auspicios de la presidencia de turno de la Unión Africana, que ejerce la República Democrática del Congo, Egipto y Sudán han avisado de que 'todas las opciones están abiertas' ante Etiopía.

Etiopía, Egipto y Sudán llevan años inmersos en una complicada negociación por el llenado de la megapresa, debido al potencial de impacto de la gigantesca infraestructura en el caudal del Nilo a su paso por territorio egipcio y sudanés.

El proyecto se inició en 2011 y Egipto lo considera una 'amenaza' para su seguridad nacional, ya que depende del Nilo para aproximadamente el 97 % de su riego y agua potable.

Etiopía, por su parte, considera la presa una obra estratégica para su desarrollo en términos de irrigación para su agricultura y de capacidad para producir electricidad.

Egipto y Sudán han ido elevando su tono contra Etiopía a medida que se acerca la segunda fase de llenado de la presa.

El embalse, valorado en unos 4.500 millones de euros, será la presa hidroeléctrica más grande de África y tendrá un potencial de producción de unos 6.000 megavatios, lo que permitirá a Etiopía exportar electricidad. EFE

20210504 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas