Extraditan a Alemania yihadista que esclavizó y dejó morir niña en Irak

Berlín, 11 oct. (EFE).- La Fiscalía alemana informó hoy de la detención, bajo la acusación, entre otros cargos, de genocidio, de un presunto miembro de la organización terrorista Estados Islámico (EI), cuya mujer, Jennifer W., ya está siendo juzgada por haber esclavizado y dejado morir de sed a una yazidí de cinco años en Irak.

En un comunicado, la Fiscalía informa de que el ciudadano iraquí Taha A.-J. fue detenido el pasado miércoles en el aeropuerto de Fráncfort después de una respuesta favorable de Grecia al pedido de extradición cursado por las autoridades alemanas con el fin de que comparezca ante la Justicia.

El hombre, de 27 años, contra quien pesa una orden de detención desde el pasado 18 de abril, es sospechoso de haber cometido genocidio, crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra contra personas y tráfico de personas con fines de explotación.

Según la acusación, el acusado se unió en marzo de 2013 al EI y en verano de 2015 compró a una mujer y su hija de cinco años de entre un grupo de presas yazidíes.

Las trasladó al hogar que compartía con Jennifer W., contra la que ya hay abierto un proceso ante la Audiencia Territorial de Múnich por crímenes de guerra, asesinato por omisión y militancia en una organización terrorista en el extranjero.

Ambos mantenían a madre e hija como esclavas y les daban poco de comer y de beber.

El acusado les prohibió practicar su propia religión y les obligó a convertirse al islam, leer el Corán y rezar regularmente.

Cuando abandonaban la casa, la madre debía vestir un velo integral y la niña, cubrirse la cabeza.

Ambas fueron golpeadas frecuentemente por Taha A.-J., en ocasiones con mucha violencia y a modo de castigo.

También a modo de castigo, el acusado encadenó a la niña al aire libre y con un calor sofocante y la dejó morir de sed.

El acusado fue detenido en mayo de 2019 en Grecia, donde se encontraba desde entonces detenido para su extradición a Alemania.

Jennifer W., de 28 años, alemana convertida al islam, dejó Alemania en agosto de 2014 para unirse a las filas del terrorismo islámico y llegó a Irak a través de Turquía, primero, y Siria, después.

Hasta septiembre de 2015 formó parte de la llamada 'policía de la moral' integrista en Mosul y Falluya (ambas en Irak), donde su tarea consistía en vigilar que las mujeres se vistieran de acuerdo a los cánones ordenados por el EI.

La mujer fue detenida tras acudir a la embajada alemana de Turquía para renovar su pasaporte, tras lo cual las autoridades turcas la extraditaron a Alemania.

El juicio contra Jennifer W. es el primero que se abre en Alemania contra una presunta exmiembro de EI retornada al país.

La madre de la niña muerta esta representada, en calidad de acusación particular, por la activista y abogada Amal Clooney. EFE

20191011 https://www.diariolibre.com

+ Leídas