Familias exigen el retorno de los 'hijos del ISIS' atrapados en Siria y Libia

Túnez, 29 jun (EFE).- Cerca de medio centenar de familiares de menores tunecinos bloqueados en zonas de conflicto, la mayoría huérfanos de padres yihadistas, protestaron hoy frente al Ministerio de Exteriores para reclamar su retorno y denunciar una política de inacción de los diferentes gobiernos durante la última década.

'El Estado debe salvar a estos niños, ya sea por una cuestión humanitaria o de seguridad, sino ¿cuál será su destino? Siento decirlo pero se convertirán en futuros terroristas, peores que sus padres', declaró a Efe el presidente de la Asociación de Rescate de Tunecinos Bloqueados en el Extranjero (RATTA), Mohamed Ikbel Ben Rejeb.

Según esta ONG, cerca de 37 menores se encuentran actualmente en Libia, muchos acompañados por sus madres, otros 150 en Siria, y hay además familias bloqueadas en Turquía que no disponen de documentos de identidad y temen volver a su país por miedo a las consecuencias judiciales.

Desde septiembre de 2016, se lamentó el responsable, tan sólo nueve menores han sido repatriados del país vecino, que se encuentra sumergido en una guerra civil desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los diversos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar el Gadafi.

Un embrollo diplomático, explicó este activista, debido a que Túnez quiere traer de vuelta únicamente a los menores mientras que el Gobierno libio quiere que repatríe a todos sus nacionales, incluidos los adultos que están en las cárceles y los cadáveres. Al mismo tiempo, hay madres tunecinas que rechazan separarse de sus hijos.

Ben Rejeb es, sin embargo, optimista con el cambio de política auspiciado por el presidente de la República, Kais Saied, que permitió el pasado mes de enero la repatriación de seis menores desde la ciudad-estado libia de Misrata.

Más crítico se mostró Boubakar Marzoughi, abuelo de seis menores que perdieron a sus padres -cuatro en Siria y dos en Libia-, quien subrayó que 'los niños son neutros, no saben ni lo que ha ocurrido. ¿Cuántos gobiernos han pasado por aquí desde la revolución? Nos hablan de democracia pero no hacen nada por ella'.

'Que me los traigan y yo me haré cargo. ¿Qué va a ser de ellos sin nosotros? Que nos den una autorización e iremos nosotros mismos a buscarlos, no les cuesta nada. La Media Luna Roja quiere repatriarlos, sólo hace falta la firma de las autoridades', declaró Marzoughi, originario de la ciudad meridional de Douz, en el sur de Túnez.

Para Bournia Mazlouf, vecina de la ciudad costera de la Marsa, cerca de la capital, los niños están pagando injustamente los actos de sus progenitores. Tras haber perdido a su hijo en Siria, sus tres nietos malviven junto a la madre en un campamento de refugiados situado en la frontera turco-siria gestionado por las milicias kurdas, asegura.

'Uno de ellos me llamó antes de que le confiscaran el teléfono y me dijo: abuelita quiero volver a Túnez, tenemos hambre. Nosotros desde aquí no podemos hacer nada', relató.

'Si las mujeres han cometido crímenes que las juzguen, si no que las liberen aquí, pero que salven a nuestros ángeles, ellos no han hecho nada', afirmó entre lágrimas.

La ONG RATTA defiende desde su creación en 2013, el derecho a una 'segunda oportunidad' para aquellos que salieron hacia la yihad y aboga por la rehabilitación de aquellas 'víctimas” del reclutamiento radical que no llegaron a tomar las armas.

Su objetivo principal desde entonces es la repatriación de los llamados 'hijos del Califato', menores de entre cuatro y ocho años que se encuentran en prisión o en campos de refugiados. EFE

nrm-jm/dm

20200629 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas