Francia busca más apoyos exteriores para su misión antiyihadista en el Sahel

Ángel Calvo

París, 11 jun (EFE).- Francia va a proceder a un repliegue estratégico de su misión militar en el Sahel contra el yihadismo con el que espera que sus socios africanos y europeos asuman más responsabilidades en una carga que considera llevar soportando demasiado en solitario durante mucho tiempo.

La ministra de Defensa, Florence Parly, aseguró este viernes que su país no cambia el objetivo y va a seguir implicado en la lucha contra el terrorismo en el Sahel, pero el anuncio la víspera por el presidente, Emmanuel Macron, del fin de la operación Barkhane no deja dudas sobre algunas de las razones y consecuencias de ese repliegue.

Barkhane es desde 2014 el marco en el que actúan los 5.100 militares franceses desplegados en esa inmensa región desértica. Sucedió a la operación Serval lanzada en 2013 por el entonces presidente, François Hollande, para impedir que los grupos yihadistas que se habían hecho fuertes en el norte de Mali consiguieran tomar las riendas del país.

Macron dijo que después de tanto tiempo esa presencia francesa 'no puede sustituir' a los Estados de la región que 'deciden no asumir sus responsabilidades' y no llegan a garantizar ni la seguridad ni los servicios públicos en su territorio.

Medio centenar de soldados franceses han muerto en esa misión, que le cuesta a Francia cerca de 1.000 millones de euros anuales y ha erosionado su imagen en la región. Por si fuera poco, París se enfrenta a fenómenos de inestabilidad política reciente en Chad y, sobre todo, en Mali, con dos golpes de Estado en los últimos tiempos.

Las autoridades francesas han lanzado varias advertencias a la nueva junta militar que se ha hecho con las riendas en Bamako, a la que piden una rápida devolución del poder a los civiles y un proceso democrático. Para presionar, han suspendido de forma provisional las operaciones militares conjuntas con el Ejército de Mali.

Aunque se esforzó en desligar el fin de Barkhane de la situación tras el golpe de Estado, Macron no se privó este jueves de señalar que la junta debe acabar con la 'ambigüedad' porque 'no podemos llevar a cabo operaciones conjuntas con poderes que deciden discutir' con grupos yihadistas que luego atacan a los franceses.

El jefe del Estado no quiso avanzar en cuánto se reducirá su presencia militar y su ministra de Defensa aseguró que 'el compromiso militar de Francia seguirá siendo muy significativo para luchar contra el terrorismo'.

Tras las consultas previstas en los próximos días, a finales de junio Macron intervendrá de nuevo para dar detalles sobre el futuro dispositivo.

Según Le Monde, la idea sería cerrar ciertas bases en Mali en una primera fase y luego disminuir el número de efectivos sobre el terreno en un 30 % de aquí al verano de 2022 y un 50 % para comienzos de 2023, de forma que se quedarían en unos 2.500.

La nueva misión, según la describió Macron, se estructuraría en torno a dos pilares, uno dedicado directamente a la lucha antiterrorista con fuerzas especiales -incluidas africanas- en torno a Takuba, una asociación de ocho países europeos que cuenta en la actualidad con 600 militares de ocho países europeos asentados en Mali.

El segundo sería 'un pilar de cooperación' con los otros ejércitos en el que estaría incluida la Misión Europea de Entrenamiento de Mali (EUTM en sus siglas en inglés) en la que hay un millar de militares alemanes y españoles.

Francia quiere ampliar esa coordinación militar más allá del G5 Sahel (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger) a otros países de la región, en particular del Golfo de Guinea.

De hecho, su ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, estuvo presente el jueves en Costa de Marfil para la inauguración de una Academia Internacional de Lucha contra el Terrorismo.

Para Parly, se trata de conseguir una 'europeización e internacionalización de la lucha contra el terrorismo en el Sahel'. Es decir, abandonar su actual papel de gendarme del Sahel para pasar a una 'cooperación multilateral'.

De ahí el interés por no presentar un dispositivo estrictamente franco-francés y aprovechar estos próximos días las cumbres del G7 y de la OTAN. EFE

20210611 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas