GNA asegura haber reconquistado una estratégica base aérea en Trípoli

Trípoli, 25 mar (EFE).- Milicias afines al gobierno sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) anunciaron hoy la reconquista de la estratégica base aérea, situada a 140 kilómetros al suroeste de la capital, que había sido ocupada meses atrás por las fuerzas afines al mariscal Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido en el este y hombre fuerte del país.

En declaraciones a Efe, el el comandante Osama al Juliyi, uno de los señores de la guerra adscritos a la plataforma 'Volcán de la Ira', explicó que la ofensiva se lanzó en respuesta a 'los continuos bombardeos de los barrios de Trípoli' -que han causado la muerte de una docena de civiles en las últimas 72 horas-, y aseguró que durante la misma fueron 'capturados elementos de las fuerzas bajo el mando de Hafter (LNA).

'Hemos tomado el control también de los edificios residenciales en la base, arrestado a varios oficiales de alto rango, abatido a varios pistoleros de Haftar y confiscado una serie de equipamiento', señaló otra fuente de Seguridad vinculada al GNA.

La reconquista de la citada base, esencial para cualquier operación aérea en el noroeste de Libia, no ha sido confirmada ni desmentida por las fuerzas del mariscal, que controla la mayor parte del territorio nacional y asedia la capital desde hace un año.

Anoche, aviones de combate adscritos al LNA bombardearon distintos objetivos en varios barrios residenciales de la capital, como Suq Yumua, Imarat Sabaa y Ras Hassan, además de la localidad de Kasr bin Ghashir, una de las que forman el estratégico cinturón rural de la capital.

Tres civiles resultaron heridos al impactar uno de los cohetes en un edificio de Imarat Sebaa, reveló Amin al Hashemi, asesor de comunicación del Ministerio de Sanidad dependiente del GNA.

La guerra civil que ensangrienta Libia desde el fallido proceso de paz impuesto por la ONU en 2015 se intensificó el pasado 4 de abril, fecha en la que Hafter, quien domina la mayor parte del territorio y controla los recursos energéticos, ordenó levantar un cerco a la capital pese a la presencia en la ciudad del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en un claro mensaje a la comunidad internacional.

Desde entonces, han muerto alrededor de 1.500 personas -más de 300 civiles-, 15.000 más han resultado heridas y más de 130.000 ciudadanos se han visto obligados a abandonar sus hogares y convertirse en desplazados internos.

El jueves, la oficina de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Libia ya anunció un cierre temporal de algunos de sus servicios en Trípoli, incluida la oficina de registro de inmigrantes ilegales en el distrito de Fayez al Sarraj y el centro de día comunitario en Gurji. Y el gobierno en el este y ciudades del oeste como Tajoura ya han decretado un toque de queda.

En Trípoli, el GNA ha pedido a los ciudadanos que se queden en casa, una opción que espanta a muchos por el temor a los bombardeos. EFE

20200325 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas