Gobierno que apoya la ONU recupera importantes localidades al sur de Trípoli

Trípoli, 23 may (EFE).- Milicias bajo el mando del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) recuperaron hoy el control de las principales posiciones militares en las localidades de Hamza y Yarmouk, situadas en el estratégico cinturón rural que rodea el sur de la capital.

En declaraciones a la prensa, Moahamd Ghenunu, portavoz de la alianza militar que forman el GNA y la ciudad-estado de Misrata, aseguró que las diferentes milicias prosiguen, además, su avance en los ejes vecinos de Mashroa Al-Hadba, Salah al Din y Ain Zara, próximos igualmente al antiguo aeropuerto internacional de Trípoli y claves para la defensa o conquista de la capital.

Todas esas poblaciones estaban en poder de las milicias bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido en el este de Libia y hombre fuerte del país, desde que hace 14 meses este levantara un asedio a la ciudad.

Según Ghenunu, en su huída, las fuerzas de Hafter dejaron minas terrestres y plantaron explosivos en edificios vacíos y advirtió a las decenas de miles de desplazados civiles que no regresen a sus hogares ya que la zona no es aún segura.

La tensión bélica en Libia crece día a día desde que el lunes fuerzas bajo el mando del GNA reconquistaran la base aérea de Al Watiya, esencial en el asedio a la capital, en su mayor victoria militar desde que en abril de 2019 el mariscal lanzara su operación para la conquista de Trípoli.

El curso de la guerra cambió a principios de este año, según los expertos gracias a la intervención de Turquía que decidió enviar soldados y cerca de 9.500 mercenarios sirios en auxilio del gobierno sostenido por la ONU.

El martes, el GNA anunció la destrucción de tres unidades antiaéreas, clase Patsir de fabricación rusa, tanto en el frente del oeste como en los alrededores de la ciudad costera de Sirte, 450 kilómetros al este de la capital

Este miércoles, y en un comunicado enviado a la cadena estadounidense Bloomberg, el coronel del Ejército Nacional Libio (LNA), Saqr Al-Jaroushi, aseguró que preparan 'el ataque aéreo más grande de la historia de Libia' y advirtió que considera que Turquía es 'un objetivo legítimo”.

En respuesta, Ibrahim Kalin, portavoz del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció que su país responderá a cualquier agresión de 'manera contundente'.

Y subrayó que Turquía está preparada para defender sus posiciones y las áreas bajo su protección utilizando drones y buques de guerra desplegados cerca de Trípoli.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los diversos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde que en abril de 2019 Hafter pusiera cerco a la capital para arrebatársela al GNA, -impuesto tres años antes por la ONU tras su fallido plan de paz- el enfrentamiento fratricida se ha tornado en un conflicto multinacional privatizado sin Ejércitos, librado por milicias locales y mercenarios extranjeros contratado por ambas partes.

Mientras el GNA tiene el apoyo de Turquía, Italia y Qatar, Hafter recibe el respaldo de mercenarios rusos, sudaneses, chadianos y sirios, además de la ayuda económica y militar de Jordania, Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Rusia y Francia. EFE

20200523 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas