Greenblat apremia a Abás a negociar si quiere evitar acciones unilaterales

Pablo Duer y Laura F. Palomo

Jerusalén, 14 feb (EFE).- Jason Greenblat, coautor del controvertido plan de paz estadounidense, aseguró en entrevista con Efe que el presidente palestino, Mahmud Abás, debería acceder pronto a negociar si quiere evitar acciones unilaterales.

El que fuera hasta hace poco representante de Donald Trump para negociaciones internacionales pide no hablar de la polémica anexión de parte de la Cisjordania ocupada -que incluye la iniciativa de la Casa Blanca e Israel busca llevar a cabo lo antes posible- y considera que las reivindicaciones palestinas no son derechos sino tan solo aspiraciones.

Cuando Greenblat dejó su puesto en la Administración Trump el pasado octubre, la propuesta de paz 'ya estaba lista' y hoy, pese al rechazo palestino y de numerosos países, se siente 'muy orgulloso' del resultado y cuestiona abiertamente lo que hasta ahora era un consenso internacional en este conflicto.

PREGUNTA: Considerando que los palestinos dijeron que rechazarían el plan desde que empezó a trabajar en él ¿por qué insistió en seguir con la propuesta?

RESPUESTA: Pues porque tengo muchos amigos jóvenes, palestinos e israelíes, que merecen un mejor futuro. Este conflicto tiene que terminar en algún momento. No me gusta un liderazgo (palestino) que descarta un plan incluso antes de saber qué incluye, antes de su publicación, para destruir la vida de millones de personas. Y no solo de israelíes y palestinos porque una conclusión satisfactoria puede ayudar también a jordanos, egipcios, la región del Golfo, y eso no debería depender de un liderazgo obstinado o, peor aún, de organizaciones terroristas como Hamás o la Yihad Islámica.

P: Menciona que el plan es la base para una negociación. Si Israel anexiona unilateralmente la parte de Cisjordania prevista en el plan, ¿qué quedaría para negociar?

R: El liderazgo palestino debería sentarse a la mesa y empezar a negociar rápido. Les dimos un plazo de cuatro años para hacerlo. Entendimos que el plan sería difícil de aceptar para ellos y lo respetamos. Pero, si no acceden (ahora), la vida tiene que seguir. No puedes decir siempre que no y esperar que las cosas se congelen en el tiempo, y así es como diseñamos el plan.

P: Usted ha expresado que ya no hay un consenso internacional sobre el conflicto. Sin embargo, muchos países y organizaciones internacionales rechazaron la propuesta de EE.UU. e insisten en una solución de dos Estados basada en las fronteras previas a 1967.

R: No vivimos aquí. No depende de Estados Unidos, de España o de la ONU y hay una clara división entre los países sobre este conflicto. No pudimos ni siquiera lograr que la ONU condenara a Hamás como una organización terrorista. ¿Hay un consenso internacional sobre eso?. ¿Acaso importa el consenso en este conflicto?. No es nuestra tarea definir las reglas o forzarlos a aceptar un plan de paz. El liderazgo palestino continúa cometiendo el error de pensar que un supuesto consenso va a facilitarles un acuerdo. Y eso no va a pasar. Lo que podemos hacer es incentivar a ambas partes para que negocien directamente. Cualquiera que diga otra cosa está fingiendo y va a generar que una nueva generación de israelíes y palestinos vivan con este conflicto, y creo que eso es trágico.

P: ¿Qué opina sobre la lista publicada este miércoles por la ONU con 112 empresas que operan en asentamientos israelíes de Cisjordania?

R: Me parece indignante. Han estado trabajando en esta lista durante años y el hecho de que elijan publicarla justo después de la presentación del plan me parece vergonzoso. Lo único que hacen es alejar la posibilidad de la paz, y yo le diría a mis amigos estadounidenses que vayan y compren el doble o el triple en las empresas de esa lista. La ONU ha sido un lugar terrible para Israel, muy sesgado, y pienso que no están haciendo nada para ayudar a nadie, ni a los palestinos ni a la paz, debería darles vergüenza.

P: ¿Considera que un futuro presidente o líder palestino podría adoptar una posición distinta y negociar?

R: No lo sé. Respeto al presidente Abás como un líder que tiene la fortaleza y la capacidad para llevar esto a cabo si decide negociar. Por eso, no pienso más allá de Abás. Lo conocí durante el primer año que estuve en la Administración, en 2017. Después de eso obviamente cortaron lazos con nosotros tras la decisión sobre Jerusalén (el reconocimiento estadounidense como capital israelí). Pero creo que Abás tiene la habilidad de implementar este plan y me gustaría verlo llevándolo a cabo.

P: ¿Recibió la aprobación de países árabes sobre el contenido del plan?

R: No, no recibimos ninguna aprobación suya. Nosotros probamos, preguntamos, investigamos, escuchamos, escuchamos muchísimo, pero, al final el plan vino de EE.UU. y fue una decisión de nuestro presidente, Donald Trump.

P: ¿Cuáles son ahora los próximos pasos después de la publicación del plan?

R: Lo próximo que me gustaría ver es a los líderes palestinos reconociendo que hay muchas cosas muy buenas en este plan. Si tienen problemas con él, tienen que sentarse y hacer una lista de qué les gustaría cambiar y sentarse con los israelíes, pero tirarlo a la basura y volver a su retórica habitual -que nunca va a llevar a la paz- sería una perdida de tiempo y una nueva generación de palestinos perdida. EFE

pd-lfp/aca/ig

20200214 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas