Hermanas Bonaventura: 'No somos estrellas del rock'

Redacción deportes, 4 may (EFE).- Las gemelas Charlotte y Julie Bonaventura, colegiadas francesas que dirigirán partidos femeninos y masculinos en la competición de balonmano de los Juegos de Tokio, encaran la cita con un bagaje importante acumulado y con calma, ya que aseguran que no son 'estrellas del rock'.

Las hermanas, que tuvieron el honor de ser la primera pareja femenina en dirigir la final del torneo de mujeres en Londres 2012 entre Noruega y Montenegro, y que han dirigido partidos en el Mundial masculino de 2017, entre otros grandes torneos internacionales, explicaron al canal olímpico que se entienden con la mirada, aunque 'no con telepatía', según Julie.

Explicaron que cuando empezaron en la máxima categoría masculina francesa dirigían ya a grandes figuras, como Jackson Richardson, 'que era la gran estrella y famoso en todo el mundo', pero que no sintieron 'nada especial, ninguna emoción'.

'Llevábamos años viendo a este tipo en la televisión, y cuando nos encontrábamos con él, era como cualquier otro jugador. Quizá estemos locas. Tenemos un cerebro especial, 'o no tenemos cerebro'', bromeó Charlotte, quien aseguró que hacen su 'trabajo como árbitros y ya está, no importa quién esté delante'.

Apuntaron que tratan a todos los jugadores de la misma manera, independientemente de quien sea. 'Si sólo juegan y no se preocupan por nosotras, significa que aceptan quiénes somos y por qué estamos aquí, y eso es lo que queremos. Tenemos suerte porque estamos en la mejor posición en el campo y hay momentos en los que realmente disfrutamos. Y sí, podemos ver a algunos jugadores fantásticos y tenemos mucha suerte, mantenemos la concentración en el juego pero al mismo tiempo, disfrutamos', argumentaron.

Encaran Tokio desde la tranquilidad 'quizá porque somos del sur de Francia, nos tomamos las cosas con mucha calma'.

Por otro lado, reconocen que no son gente de redes sociales, aunque no es fácil ser la primera pareja femenina. No obstante, aseguran que han demostrado que si han llegado al nivel más alto en Francia no es porque sean mujeres, sino por merecimientos y por rendimiento. 'A la mayoría de los jugadores les da igual que haya mujeres u hombres de árbitros. Sólo quieren tener unos buenos árbitros de primera línea. Al final no hay mujeres árbitras ni hombres árbitros, solo árbitros', apostillaron.

'El problema no es sólo en el deporte, es lo mismo en la vida general y en la vida empresarial. En la política es lo mismo. Y es un proceso largo. Sólo hacemos nuestro trabajo. Ser árbitro ya es algo difícil. No es una tarea fácil. Así que no es necesario poner más presión', añadieron

'Pero realmente, cuando puedes sentir el respeto de los jugadores y de los entrenadores y demás, es suficiente. Tanto si acaban de ganar como si han perdido el partido, vienen y se dan la mano, el respeto, puedes sentirlo. Y creo que es suficiente. No necesitamos palabras', manifestó Julie.

'Esperamos que en el futuro haya muchas parejas de mujeres que tengan la misma carrera. Eso esperamos. Y si hay una, dos, tres, cuatro, cinco, diez parejas femeninas más a nuestro nivel, ninguna se sentirá como un ovni. Puede que seamos las primeras en la oficina, pero quizá no las últimas', agregaron las francesas, quienes nunca soñaron en tener la oportunidad de vivir unos Juegos. Ya lo experimentaron y ahora agrandarán su historia en Tokio. EFE

20210504 https://www.diariolibre.com

Temas

Deportes

+ Leídas