HRW recuerda las numerosas asignaturas pendientes de Marruecos en DDHH

Rabat, 13 ene (EFE).- La organización Human Rights Watch (HRW) publicó hoy su informe anual sobre Marruecos, en el que recuerda las numerosas asignaturas pendientes del país magrebí en materia de derechos individuales, libertades públicas o discriminación de la mujer y derechos sexuales.

El informe dedica especial atención a la libertad de expresión, pues considera que las autoridades 'han intensificado la represión' contra usuarios de redes sociales, artistas o periodistas que 'expresan opiniones críticas hacia la monarquía', y especifica un buen número de estos casos.

Muchos de los detenidos y juzgados por esas críticas son teóricamente perseguidos por delitos diferentes basados en 'acusaciones dudosas', casos que en ocasiones 'parecen motivados por consideraciones políticas', mientras que otros críticos son sencillamente difamados en páginas web 'conocidas por ser cercanas a los servicios de seguridad'.

El sistema judicial es criticado por privilegiar como pruebas los interrogatorios policiales, que con frecuencia son obtenidos mediante 'medios de presión para que los detenidos firmen declaraciones autoinculpatorias'.

Son varias las leyes que restringen las libertades individuales (como el derecho a la libre opción sexual o a las relaciones consentidas entre adultos no casados), mientras que la libertad de asociación, en teoría existente, no se aplica en el caso de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, la principal ONG del país, 79 de cuyas 99 secciones sufren trabas administrativas.

En cuanto a la discriminación por razón de sexo, el informe critica la continuidad del fenómeno del matrimonio infantil, además del hecho de que la nueva ley contra la violencia sexista no termina de aplicarse por las dificultades que en la práctica encuentran las víctimas a la hora de ejercer sus denuncias.

También se menciona la situación del Sahara Occidental, administrado por Marruecos, donde 'se prohíben sistemáticamente las concentraciones favorables a la autodeterminación', se obstruye el trabajo de asociaciones independentistas y ocasionalmente periodistas o activistas saharauis son golpeados en la calle o en las comisarías de Policía.

Aunque el gobierno marroquí aún no ha reaccionado al informe de HRW, en los últimos años suele contestar con frecuencia todas las acusaciones de esta organización, así como de Amnistía Internacional, organizaciones ambas a las que considera cargadas de prejuicios contra Marruecos y guiadas por intenciones hostiles. EFE

20210113 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas