Hungría extiende prohibiciones de entrada y pone precio máximo a prueba COVID

Budapest, 16 sep (EFE).- El primer ministro de Hungría, el ultranacionalista Viktor Orbán, anunció este miércoles que extiende la prohibición de entrada en el país a los extranjeros e informó de mayores restricciones, así como un precio máximo a las pruebas para detectar la COVID-19.

Entre estas nuevas medidas se incluye el uso obligatorio de mascarillas en el transporte, comercios, cines y teatros, así como el cierre de bares y locales de ocio nocturno a las 23.00 horas locales.

En un corto vídeo difundido en Facebook, Orbán declaró que 'la segunda ola podría alcanzar su máximo en diciembre o enero', pero 'el Gobierno cuenta con una táctica' y la experiencia de la primera.

De esta manera se mantendrán las limitaciones de entrada en el país, introducidas el 1 de septiembre, que prohíben el ingreso a los extranjeros, con excepciones por motivos laborales o para participar en eventos deportivos y culturales.

Otras excepciones son los convoyes militares y el tránsito hacia otros países, al igual que los viajes diplomáticos y oficiales.

En los espacios sociosanitarios, como las residencias de ancianos, se prohíben las visitas, mientras que se ha determinado un coste máximo de 54 euros para las pruebas para detectar la COVID-19.

Aunque Orbán no ha especificado a qué pruebas se refería, es probable que se refiriese a las pruebas PCR ya que las de anticuerpo suelen valer por debajo de esa cifra máxima.

Desde el 1 de octubre será también obligatorio en Hungría medir la fiebre de los alumnos y profesores en los centros de enseñanza pública.

Desde marzo, Hungría, con 9,7 millones de habitantes, ha contabilizado 14.460 casos de contagio por coronavirus y 654 personas han fallecido hasta ahora en la pandemia.

En las últimas dos semanas el aumento de los casos registrados ha sido considerable, con varios centenares de contagios diarios.EFE

20200916 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas