Inciden en crímenes de Stroessner en inflamado debate en Paraguay

Asunción, 15 sep (EFE).- La presentación este miércoles en la Cámara Baja de Paraguay de un proyecto para retirar las placas de homenaje a Alfredo Stroessner que se mantienen en algunas instituciones provocó un debate en el que diputados opositores tacharon al dictador de 'pedófilo', además de incidir en los crímenes de su régimen y en el apoyo que tuvo del gobernante Partido Colorado.

La propuesta, que finalmente fue aprobada, exhorta al Gobierno a la retirada de esas señales conmemorativas de la obra de Stroessner (1954-1989) y menciona en concreto la existente en la sede de la Vicepresidencia, en el centro de Asunción.

Ello en cumplimiento de la ley de 2017 que obliga a la retirada de ese tipo de símbolos de las instituciones públicas, y en base al 'respeto a la democracia misma en cuanto sistema' y a 'las innumerables familias que sufrieron los embates del veneno tiránico que saqueó a este país por más de treinta y cuatro años', según dice el proyecto.

'Aquí se mató, torturó, y hay miles de familias que aún no han recibido la reparación básica y necesaria y continúan buscando a sus muertos. Alfredo Stroessner es un pedófilo, Alfredo Stroessner institucionalizó el latrocinio del Paraguay', dijo Kattya González, una de las proyectistas, del Partido Encuentro Nacional.

Y Edgar Acosta, también proyectista, por el Partido Liberal, el mayor de la oposición, se refirió a las obras del dictador, defendidas en algunos círculos como una herencia que benefició al Paraguay, entre ellas la construcción con Brasil de la hidroeléctrica de Itaipú.

'No se puede justificar a un dictador porque hizo obras para beneficiarse. No se puede dejar de hablar cuando el dictador repartió tierras a amigos y militares y eso hace que probablemente esas tierras estén en manos del 2 %', dijo Acosta.

'No se puede dejar de hablar del dictador Stroessner cuando tuvimos asesinato y exilio. No se puede dejar de hablar de Stroessner cuando vivimos en carne propia la falta de libertad', agregó, para recordar que el dictador sigue siendo presidente honorario del Partido Colorado.

En la misma línea se manifestó la diputada liberal Celeste Amarilla, que nombró a varias víctimas de la dictadura y algunos de los integrantes del círculo de Stroessner, entre ellos Mario Abdo Benítez, secretario del dictador y padre del actual presidente del país, del mismo nombre.

Amarilla catalogó también a Stroessner de 'pedófilo', y dijo que uno de sus colaboradores se encargaba de reclutar menores en la campaña para ser violados 'sistemáticamente'.

En otro turno, Amarilla instó al Partido Colorado a asumir 'sus basuras' y a disculparse por el respaldo que la formación prestó a la dictadura, la más larga del Cono Sur.

'Limpien sus filas y háganse cargo de su tirano y pidan disculpas al pueblo paraguayo por lo que fue Stroessner (...) El Partido Colorado tendría que estar pidiendo disculpas por lo que hizo Stroessner y no justificar su pedofilia con obras', dijo la legisladora.

Las respuestas de los diputados oficialistas se centraron en la defensa y exaltación de su partido, y en señalar periodos anteriores a la dictadura gobernados por el Partido Liberal y caracterizados por asonadas e inestabilidad política.

'Todo lo edificado y plantado en la República del Paraguay se lo debemos al Partido Colorado. Que se retiren las placas, y si quieren destruir todas las obras que hizo el dictador, destrúyanlas', dijo el diputado Basilio Núñez.

Y Nazario Rojas puso la dictadura en el contexto de los regímenes instaurados en el Cono Sur, señalando que estaban apoyados por Estados Unidos, y deslindado al dictador del partido, que la pasada semana celebró su 134 aniversario.

'El Partido Colorado tiene su historia, Stroessner no es el Partido Colorado (...) Sin el Partido Colorado jamás habrá democracia', dijo el diputado.

El proyecto aprobado incluía otro punto en el que se exhorta al Gobierno, gobernaciones y municipalidades a no inscribir en las placas relativas a obras inauguradas a los cargos que han contribuido a las mismas, y a mencionar que se llevaron a cabo con 'dinero del pueblo paraguayo'.

Stroessner murió exiliado en Brasil en 2006, a los 93 años, luego de un golpe militar.

Un informe de 2008 de la Comisión Verdad y Justicia documentó que 425 opositores y activistas sociales fueron ejecutados o desaparecieron y casi 20.000 detenidos durante la dictadura. EFE

jm/rrt

20210915 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas