Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
General

Indonesia fía su nueva capital a más inversión privada tras la COVID-19

Yakarta, 29 jul (EFE).- El Gobierno de Indonesia mantiene su apuesta por la construcción de una nueva capital nacional, que sustituirá a la superpoblada Yakarta, a pesar del impacto negativo de la COVID-19 en su economía y con las esperanzas depositadas en una mayor inversión privada.

La nueva urbe, que aún no tiene nombre y es proyectada como una ciudad-verde en la isla de Borneo, tiene un presupuesto estimado en unos 466.000 millones de rupias (31.800 millones de dólares o 27.150 millones de euros) sufragado a distintas partes entre el Presupuesto del país, fondos de gobiernos regionales, aportaciones de grandes empresas e inversión privada directa.

'Los fondos procedentes del Presupuesto Nacional han sido reducidos y esperamos obtener una mayor inversión de entidades privadas', declaró a Efe Tri Dewi Virgiyanti, subdirector de la oficina de Vivienda Urbana en el Ministerio indonesio de Desarrollo, organismo que se ocupa del macroproyecto.

Conforme a los datos actualizados aportados por el representante gubernamental, los fondos procedentes del Presupuesto Nacional representan el 19,4 % del total estimado, frente al 54,2 % abonado por gobiernos regionales y grandes empresas y el 26,4 % sufragado por inversión privada directa.

El ministerio de Desarrollo ha creado varios grupos de trabajo que actualmente se centran en la planificación y la escritura de un marco legal con la idea de que los primeros habitantes se asienten en la nueva capital en 2024.

'La pandemia de la COVID-19 ha tenido un impacto en los objetivos de implementación y desarrollo, incluido el plan de reubicación (de habitantes) a la capital', asegura Virgiyanti.

EN 2021 COMIENZAN LAS OBRAS

Según el calendario oficial, las obras comenzarán el próximo año y para dentro de cuatro estará completada la primera fase donde ya estarán disponibles para su uso los edificios gubernamentales, viviendas para los funcionarios y las infraestructuras que conecten la urbe con la región.

Mientras que las etapas posteriores de desarrollo se irán completando hasta el año 2045.

El presidente Yoko Widodo anunció en agosto de 2019 la construcción de la nueva capital que sustituirá a Yakarta, que con una población de más 30 millones de habitantes, afronta problemas como la masificación y la contaminación, a la que se suma el hecho de que se está hundiendo lentamente.

El Gobierno indonesio ha aprobado fondos millonarios para combatir la pandemia, con más de 102.000 infectados -incluidos 4.900 fallecidos- en el país, y paliar la crisis económica derivada de la COVID-19.

La menor partida estatal en la construcción de la nueva capital supone también abrir las puertas a una mayor participación de empresas privadas en un momento en el que muchos países han aparcado sus proyectos de infraestructuras y desarrollo para atajar la crisis.

'Buscamos inversores que compartan nuestra visión de desarrollo de una ciudad inteligente, verde, hermosa y sostenible para la nueva capital', apuntó el representante indonesio. EFE

Fehaciente, fidedigno y fácil. Agencia de noticias multimedia en español.