Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
General

Interceptados 363 migrantes frente a la costa libia

Trípoli, 29 jun (EFE).- Patrulleras libias interceptaron durante la última semana un total de 363 personas migrantes, incluidas veinte mujeres y trece menores, que trataban de viajar de forma irregular a Europa y fueron devolvieron a puerto pese a estar considerado 'un lugar no seguro', informó hoy la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Según este organismo, los migrantes partieron en seis embarcaciones precarias, en su mayoría con salida desde la capital, Trípoli, y las ciudades vecinas del oeste Zouara, Sabrata y Azzawiya mientras que los guardacostas rescataron el cuerpo de otras dos personas.

Procedentes en su mayoría de países del Sahel y el África Subsahariana, navegaban a la deriva después de que las mafias que operan en el norte de Libia las abandonaran entre las olas sin apenas medios para completar la arriesgada travesía.

Una vez retornados a puerto, recibieron los primeros auxilios de parte de la OIM y otras organizaciones antes de ser entregados a las autoridades de Migración libias, que los trasladaron a centros de detención que, según han denunciado diversas ONG, no cumplen con las condiciones de dignidad mínimas.

Según la OIM, 14.751 personas -690 de ellas menores- han sido interceptadas por patrulleras libias en lo que va de 2021 y retornadas a ese país, solo un millar menos que en todo 2020.

Otras 201 personas más han muerto ahogadas y 490 han desaparecido en naufragios ocurridos en esta ruta, que conecta las playas de Libia con las costas de Italia y Malta, y que se ha convertido en la más mortífera del mundo.

A estas cifras hay que añadir a los cerca de 4.000 migrantes que han salido desde Túnez y a los cerca de 150 que han perecido en naufragios frente a sus costas, algunos a bordo de botes que salieron de las playas del oeste de Libia y fueron empujados por el mar y los vientos hacia el oeste.

El pasado 24 de junio la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció la suspensión temporal de sus actividades en dos centros de detención de migrantes en la capital para denunciar las deplorables condiciones en las que viven las personas retenidas y que han provocado varios estallidos de violencia con más de una veintena de heridos.

Según la reconocida ONG Iniciativa global contra la delincuencia organizada transnacional (GI-TOC), la economía corsaria, que controla el norte de África y el Sahel y ha experimentado un auge a raíz del alto el fuego acordado en Libia, y no la guerra, son, junto a la inestabilidad de las fronteras, el principal motor de la migración irregular en el Mediterráneo Central. EFE

Fehaciente, fidedigno y fácil. Agencia de noticias multimedia en español.