Jefe del Ejército argelino amenaza con una respuesta 'brutal' al yihadismo

Argel, 14 feb (EFE).- El jefe del Ejército argelino, Said Chengriha, prometió hoy responder de forma 'brutal' a los grupos yihadistas que ocupan la frontera con Mali y Níger, en un discurso pronunciado apenas una semana después de un presunto ataque suicida contra un puesto de control en la citada zona que segó la vida de un soldado y causó heridas a otros dos.

En un acto durante la visita que realiza a la Sexta región militar -que cubre todo ese área meridional-, el general se comprometió a doblegar a 'estos terroristas y sus acólitos, así como a todos quienes los apoyan' y dijo que 'su intento cobarde y desesperado fue abortado gracias al coraje, a la valentía y a la vigilancia de fuerzas armadas'.

'Os acosaremos siempre, y nuestra respuesta será más brutal, ya que somos los dueños de esta tierra tan valiosa, del terreno, y sabremos aprovechar el momento y el lugar para haceros pagar vuestros crímenes abominables', advirtió.

'Nuestra respuesta será poderosa e intransigente, tanto con la fuerza de las armas como con el poder de la ley, hasta vuestra total y definitiva erradicación de esta noble tierra, que será saneada de su suciedad y de sus crímenes', aseguró.

El ataque, reivindicado el martes pasado por el grupo yihadista Estado islámico (EI), se produjo a primera hora del domingo, cuando un presunto suicida hizo estallar el coche bomba que había aparcado en la entrada de la base militar de Bordj Badji Mokhtar, en el punto fronterizo de Timiaouine.

Este es el segundo incidente armado del que se tiene noticia en la zona desde que el pasado 22 de noviembre, la organización Estado Islámico reivindicara la autoría de un ataque en el que murieron dos presuntos yihadistas y ocho soldados argelino.

En un comunicado difundido a través de su órgano de propaganda 'Amaq', la citada organización aseguró que el combate se desarrolló en la localidad de Toundert, próxima a la ciudad de Tamanrraset, capital de las región meridional argelina, ya en el interior del desierto del Sahel.

Cuatro días antes, el Ejército argelino había anunciado en una nota oficial que había matado a dos presuntos yihadistas en una operación de lucha antiterrorista en la región de Tamanraset.

Pero las Fuerzas argelinas no mencionaron bajas propias y se limitaron a señalar que los militares destruyeron un vehículo todo terreno y se incautaron de un lanzacohetes tipo RPG7, un fusil de asalto de tipo FMPK, dos fusiles de asalto de tipo Kalashnikov y un cañón de fusil de tipo FMPK.

La actividad de los movimientos islamistas radicales ha crecido en los últimos años en los países del Sahel, incluido el vasto territorio del sur de Argelia, espoleados por la inestabilidad en Libia, Nigeria y Mali, donde se registran graves conflictos internos.

Esta actividad es también importante en la frontera con Túnez, uno de los principales países de origen de los miles de voluntarios que en los últimos años se han sumado a las filas de organizaciones yihadistas globales, como la red internacional Al Qaeda o el Estado Islámico.

Según la revista especializada en temas militares 'Al Yeish' (Ejército), órgano de propaganda del Ministerio de Defensa, las Fuerzas Armadas argelinas mataron en 2018 a 32 presuntos fanáticos islamistas violentos y arrestaron a 157 sospechosos.

Otros 170 individuos fueron detenidos por presunta colaboración logística con organziaciones yihadistas, mientras que unidades especiales del Ejército hallaron 499 depósitos ilegales con armas y ocho talleres clandestinos para la fabricación de explosivos en diferentes partes del país, especialmente en las zonas del sur, fronterizas con Mali, Níger y Libia. EFE

20200214 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas