La campaña electoral arranca en Irán con polémica por exclusión de candidatos

Teherán, 13 feb (EFE).- La campaña electoral de las parlamentarias de Irán arrancó este jueves entre la apatía y la controversia debido al gran número de candidatos descalificados por el Consejo de Guardianes, que ha castigado al bloque reformista.

Más de 57 millones de personas están llamadas a las urnas el próximo 21 de febrero para elegir a los 290 miembros del Parlamento, que en la actualidad está dominado por los reformistas y moderados, pero hay temores de que de la participación sea baja.

El Consejo de Guardianes aprobó las candidaturas de unas 7.100 personas, casi el 50 % de los aspirantes, según dijo el portavoz de este órgano, Abas Alí Kadjodaí.

En total se registraron 16.033 personas como candidatos, pero más de 2.000 de ellos se retiraron de la liza, explicó a Efe un responsable del Consejo de Guardianes, bajo condición de anonimato.

Esta fuente señaló asimismo que el Consejo rechazó la candidatura de al menos 70 de los actuales diputados del Parlamento, aunque medios locales informaron previamente de que habían sido descalificados un total de 90.

Entre los descalificados figuran algunos de los diputados reformistas más conocidos y críticos, como Mahmud Sadeqí, Alí Motaharí y Tayebe Siavoshí.

Los candidatos aprobados comenzaron en esta jornada a colocar carteles en las ciudades y a pedir el voto en las redes sociales, en una campaña que durará una semana.

El ministro iraní del Interior, Abdolreza Rahmaní Fazlí, dijo hoy a la agencia oficial IRNA que hasta ahora la seguridad es 'decente' y no se han recibido muchos informes de actividades fraudulentas.

Los dos principales bloques, los reformistas y los principalistas, todavía están diseñando las listas de sus candidatos y se espera que las presenten en los próximos días.

Una escasa participación podría beneficiar a los principalistas o conservadores, pero al mismo tiempo restaría legitimidad al régimen, por lo que las autoridades están llamando a la población a ejercer su derecho a voto.

El líder supremo, Alí Jameneí, pidió la semana pasada una alta participación y aseguró que debe acudir a las urnas 'cualquier persona interesada en Irán y en su seguridad'.

Se espera, sobre todo, poca movilización del bando reformista y moderado a causa de la descalificación de sus candidatos principales, pero también por el descontento de su potencial electorado con la gestión del Gobierno del presidente Hasan Rohaní y el incumplimiento de sus promesas de dar mayor libertad social.

Los últimos meses han estado marcados, además, por las protestas en noviembre pasado por el aumento del precio de la gasolina, que fueron reprimidas por las autoridades y se saldaron, según Amnistía Internacional, con más de 300 muertos.

Más recientemente, el pasado enero, el derribo por error por parte de las Fuerzas Armadas iraníes de un avión ucraniano con 176 personas a bordo también despertó la ira de la población. EFE

20200213 https://www.diariolibre.com

+ Leídas