La justicia absuelve a dos ex soldados por la muerte de un dirigente del IRA

Dublín, 4 may (EFE).- Dos ex soldados británicos acusados por la fiscalía de Irlanda del Norte de asesinar a un dirigente del Ejército Republicano Irlandés (IRA) en Belfast en 1972 han sido absueltos por un tribunal de la provincia británica.

El juez instructor, John O'Hara, determinó hoy que los testimonios de los dos acusados, una de las pruebas clave, no son válidos, mientras que la fiscalía confirmó que no presentaría más evidencias, lo que llevó al magistrado a concluir este juicio.

Los ex militares, de 72 y 70 años e identificados solo como 'Señor A' y 'Señor C', respectivamente, habían sido acusados del asesinato del norirlandés Joe McCann, quien tenía 24 años cuando fue tiroteado en discutidas circunstancias por miembros de una patrulla del Regimiento de Paracaidistas.

La fiscalía presentó estos cargos en 2016 a partir de los testimonios ofrecidos por los propios sospechosos en 2010 al Equipo de Indagaciones Históricas (HET), una unidad creada en 2006 por el Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI) para investigar unos 2.000 asesinatos no resueltos del pasado conflicto norirlandés.

O'Hara afirmó hoy en su sentencia que detectó irregularidades en ese proceso de obtención de declaraciones y, 'dadas las circunstancias, declaro a Señor A' y Señor C no culpables de los cargos de asesinato'.

Tras conocer el veredicto, la hija de McCann, Aíne, afirmó que el 'Estado y todos sus estamentos' han 'fracasado a la hora de impartir justicia para su padre y para muchas otras familias' de víctimas de las acciones de las fuerzas de seguridad durante el conflicto.

McCann era un destacado líder en Belfast del llamado IRA Oficial, la facción dominante del IRA al principio del pasado conflicto norirlandés, que estalló a final de la pasada década de los 60 cuando parte de la comunidad católica sufría discriminación a manos de la clase política protestante.

El dirigente republicano fue tiroteado por una patrulla del Ejército británico en Joy Street, en el centro de Belfast, pero la investigación del Royal Ulster Constabulary (RUC), un cuerpo policial formado entonces casi exclusivamente por protestantes y considerado sectario, decidió exonerar a los militares.

A pesar de este revés, la fiscalía prevé llevar a juicio otros casos en los que estuvieron implicados miembros de las fuerzas de seguridad, como el asesinato de 14 manifestantes a manos del Ejército británico en 1972 en la localidad de Derry, en el llamando 'Domingo Sangriento'.

Entre los miles de casos investigados por el HET, se cree que en unos 300 de ellos están implicados miembros de las fuerzas de seguridad británicas y norirlandesas, en la llamada 'guerra sucia'. EFE

20210504 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas