La Liga de las incertidumbres

Ricardo Molinelli

Madrid, 17 sep (EFE).- La Liga Endesa española 2020-21 arranca este fin de semana repleta de incertidumbres de todo tipo, de las habituales, deportivamente hablando, sobre quien será el campeón, y de muchas otras extraordinarias por la pandemia de la Covid-19.

Para empezar este año habrá 19 equipos, aunque el Guipúzcoa GBC esté en una especie de interinidad por el recurso judicial de la ACB a su inclusión, también judicial.

Se comenzará a jugar sin aficionados en los pabellones, aunque todos confían en que poco a poco puedan ir dando calor a los partidos, ocupando, al principio, parcialmente las gradas.

Tampoco hay que olvidar la posibilidad de que el virus torpedee la competición si se agravan sus consecuencias y hay que tomar medidas drásticas.

Habrá dos descensos y un sólo ascenso desde la LEB Oro para que la campaña 21-22 cuente con 18 equipos, aspecto que ha costado medio millón de euros a la ACB y otro medio a la Federación, para repartir entre los clubes de la LEB Oro como compensación.

En cuanto a lo deportivo se refiere, Real Madrid y Barcelona vuelven a ser los máximos favoritos por plantilla y presupuestos, aunque rivales como el Baskonia, vigente campeón, y el Valencia Basket han fichado mucho y bien este verano .

El Barça ha seguido reforzándose, ahora con Sarunas Jasikevicius en el banquillo y con el greco-estadounidense Nik Calathes a los mandos del equipo, mientras que el Madrid vive una especie de compás de espera agobiante por la posible marcha a la NBA de Facundo Campazzo y Gabriel Deck.

Los de Pablo Laso, que han ganado a los azulgranas el primer título de la temporada, la Supercopa, han apostado por dos jóvenes realidades españolas que han incorporado a su plantilla, Carlos Alocén, base, y Alberto Abalde, que puede jugar en todas las posiciones exteriores.

Complementos por si Campazzo y Deck desaparecen a mitad de temporada. Y los dos, Madrid y Barça, tienen en el punto de mira el fichaje de un pívot si se presenta la ocasión en el transcurso de los meses.

Detrás de ellos, casi los de siempre también, Baskonia, Valencia, Unicaja..., con retoques en sus plantillas con la intención de plantar cara un año más a los dos máximos favoritos a todos los títulos.

Por abajo, poco dinero y muchos cambios en las plantillas de los equipos, buscando no pasar apuros y sobrevivir a una temporada que pasará factura en lo económico y en lo social.

Muchas incertidumbres para una competición que quiere centrarse en el juego, en los triples, los bloqueos, las asistencias y los mates. En los resultados y en la clasificación. En ir salvando la situación de la mejor manera posible, a la espera de que todo vaya volviendo a la normalidad.

La temporada pasada fue la Liga de Mirotic, que acabó ganando el Baskonia en la burbuja de la Fase Final de Valencia. Esperemos que la Liga de las incertidumbres la gane el baloncesto. EFE

20200917 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas