La OIM advierte de que el riesgo de muerte en el Mediterráneo está empeorando

Túnez, 11 oct (EFE).- Las muertes de migrantes irregulares en el Mediterráneo llegaron a 1.071 en los primeros diez meses de este año, un 55 por ciento menos que en el mismo periodo de 2018, según cifras presentadas hoy por la Organización Internacional de las Migraciones (IOM), que advirtió de que pese a ello las condiciones y el riesgo para los que migran están empeorando.

En un comunicado, la organización vinculada a la ONU cifró en 76.558 el número de personas que sortearon los peligros y los obstáculos de la ruta migratoria y lograron arribar a las costas de Europa, lo que supone un 13 por ciento menos que en el mismo periodo de 2018.

Como entonces, la mayor parte de los migrantes llegaron a Grecia (19.443 personas) y España, el país de destino preferido con 41.321 personas en los primeros diez meses de 2019.

La tendencia es negativa para Grecia, que ha visto cómo las llegadas a sus playas han crecido un 70 por ciento respecto al año anterior, y positiva para España, ya que se percibe una reducción de en torno al 50 por ciento.

'Si bien el número total de muertes registradas en 2019 en el Mediterráneo central ha disminuido, todos los datos disponibles indican que las condiciones para quienes se embarcan en este viaje están empeorando. La tasa de mortalidad (el número de muertes como proporción de intentos de cruce) ha aumentado, lo que significa que el riesgo de morir durante este cruce está aumentando', advirtió la OIM.

'En los primeros nueve meses de 2019, una de cada 28 personas que intentaron cruzar perecieron. Durante el mismo período de 2018, la tasa de mortalidad fue de 1 de 32, un trágico aumento de la tasa de mortalidad registrada en 2017, que fue de 1 de 51', subrayó.

La OIM calcula la tasa de mortalidad dividiendo el número de muertes de migrantes registradas en 2017, 2018 y 2019 por el número de migrantes que emprendieron en la ruta e incluye la cantidad de personas que llegaron a Italia y Malta, la cantidad de personas que fueron interceptadas en el mar y regresaron a Libia y Túnez, y las personas que murieron o desaparecieron durante la travesía marina.

El Proyecto 'Migrantes Desaparecidos', ligado a la OIM, hace sus cálculos sobre la base de las muertes registradas, es decir, aquellas que de las que se informa y documentan, y advierte de que 'es probable que ocurran muchas más muertes de las que se registran actualmente; una consecuencia preocupante del reducido número de operaciones dedicadas de búsqueda y rescate en el Mediterráneo es la mayor invisibilidad de las muertes de migrantes'.

'En este contexto, el riesgo de que se produzcan naufragios lejos de los ojos de la comunidad internacional se ha intensificado', insiste.

Las cifras convierten la ruta del Mediterráneo en la más mortífera del mundo, con 688 muertes comprobadas en la que parte de Libia y Túnez a Italia y Malta, 66 en la que desemboca en Grecia y 317 en la que arranca de las costas de Argelia y Marruecos hacia las playas de España. EFE

20191011 https://www.diariolibre.com

+ Leídas