La ONU pide a Hungría que revoque ley sobre de asilo porque viola Convención

Budapest, 30 jun (EFE).- La ONU ha pedido a Hungría que revoque una nueva ley sobre los requerimientos para solicitar asilo, al considerar que es contraria a la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951.

La legislación aprobada recientemente en el Parlamento magiar con el voto de los diputados del gobernante partido Fidesz del primer ministro, el nacionalista Viktor Orbán, 'podría obligar a los solicitantes de asilo tener que regresar al país del que huyeron', explicó a Efe hoy Ernö Simon, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

'Les niega el acceso al territorio y al procedimiento de asilo, que es uno de los fundamentos de las políticas internacionales en materia de refugiados', añadió.

La crítica de la agencia de la ONU se refiere a una enmienda a la ley de asilo introducida después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminara a finales de mayo que el país centroeuropeo priva de libertad a los refugiados en las llamadas 'zonas de tránsito', creadas en 2015 junto a la frontera con Serbia.

El TJUE determinó que el país centroeuropeo debía cerrar esos lugares de internamiento, donde los refugiados esperan indefinidamente la tramitación de su solicitud de asilo.

Sobre todo las condiciones de quienes esperan en la zona de tránsito de Röszke equivalen a la 'privación de libertad', por lo que la reclusión de refugiados en ese lugar 'debe ser considerada una medida de detención', consideraron entonces los jueces europeos.

Tras esa sentencia, Budapest ordenó el cierre las zonas de tránsito y adoptó una nueva disposición que obliga al aspirante de asilo a anunciar su intención de presentar una solicitud en las embajadas húngaras ante los países limítrofes no comunitarios, o sea, en Belgrado y Kiev.

Las legaciones diplomáticas tienen entonces un plazo de 60 días para decidir sobre el caso.

'Esto contradice a todos los principios relacionados con las políticas internacionales de asilo de los últimos 70 años', que establecen el derecho a 'tener acceso al territorio (del país en el que se espera obtener asilo) y a un procedimiento transparente', resaltó Simon.

El Gobierno de Orbán aplica desde hace años una política de inmigración extremadamente restrictiva, acompañada de un discurso xenófobo que ha llegado a relacionar a los refugiados con el terrorismo y a hablar de ellos como instrumentos de una supuesta confabulación mundial para socavar la cultura húngara y europea. EFE

20200630 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas