La ruta migratoria África-Yemen superó en 2019 a la del Mediterráneo

Ginebra, 14 feb (EFE).- El número de migrantes que usó la ruta marítima entre el Cuerno de África y Yemen en 2019 superó por segundo año consecutivo el flujo en el Mediterráneo, informó hoy la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que recordó los abusos que sufren muchos de los que realizan esa travesía.

El pasado año 138.000 personas, en su mayoría etíopes, cruzaron el Golfo de Adén con destino a Yemen, pese a la peligrosidad de llegar a un país en guerra civil, con el objetivo de buscar trabajo en otras naciones de la región, especialmente Arabia Saudí, a donde se dirigió el 90 % de ese flujo.

La cifra, que convierte la ruta marítima en la de mayor tráfico del mundo, es inferior a los 160.000 migrantes que la atravesaron en 2018, pero supera los 110.000 que cruzaron el Mediterráneo el pasado año, señaló en rueda de prensa el portavoz de OIM Paul Dillon.

'Aunque se informa mucho de las tragedias que se producen en las rutas del Mediterráneo, en el Cuerno de África somos testigos de abusos diarios de migrantes en manos de traficantes y contrabandistas', señaló el director de OIM en esa región, Mohamed Abdiker.

Muchos de los migrantes desconocen la situación de inseguridad en Yemen, donde a menudo son víctimas de secuestros, torturas y diversas formas de explotación, señaló el portavoz Dillon.

El número de fallecidos el pasado año en el Golfo de Adén fue de alrededor de 60, una cifra considerablemente menor a las 1.283 que según la organización dependiente de Naciones Unidas hubo en el Mediterráneo en 2019.

Sin embargo, migrantes que cubrieron la ruta, que suele iniciarse en los puertos de Yibuti y Somalia, aseguraron que durante el viaje en barco, hacinados, se produjeron dramáticas situaciones que movieron a algunos de los tripulantes a quitarse la vida lanzándose al mar.

El pasado año, los gobiernos de Etiopía y Arabia Saudí firmaron un acuerdo para establecer un sistema de contratación de trabajadores etíopes en labores domésticas, lo que junto a otras iniciativas es aplaudido por la OIM como una forma de proteger mejor a los migrantes y alejarlos de bandas criminales de contrabando. EFE

20200214 https://www.diariolibre.com

+ Leídas