La UA nombra a 3 expresidentes africanos para mediar en el conflicto etíope

Johannesburgo, 21 nov (EFE).- La Unión Africana (UA) enviará a los expresidentes Joaquim Chissano (Mozambique), Ellen Johnson-Sirleaf (Liberia) y Kgalema Motlanthe (Sudáfrica) a Adís Abeba para ayudar a mediar en la guerra que enfrenta al Gobierno etíope y las autoridades rebeldes de la región norteña de Tigray.

'La tarea principal de los enviados especiales es involucrar a todas las partes en el conflicto con miras a poner fin a las hostilidades', informó a última hora de este viernes el jefe de Estado de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, presidente de turno de la UA.

Los mediadores también intentarán 'crear las condiciones para un diálogo nacional inclusivo para resolver todas las cuestiones que llevaron al conflicto y restaurar la paz y la estabilidad en Etiopía', indicó Ramaphosa en la red social Twitter, tras reunirse ayer con la presidenta de Etiopía (cargo simbólico, sin poder ejecutivo), Sahle-Work Zewde.

'Etiopía ocupa un lugar de orgullo y honor en la historia de África, habiendo resistido con éxito el colonialismo y desempeñado un papel destacado en la descolonización de África', subrayó el mandatario, al recordar que ese país acoge la sede de la UA.

En ese contexto, Ramaphosa remarcó que 'el conflicto en curso es motivo de gran preocupación no sólo para los países de la región del Cuerno de África, sino para el continente en su conjunto'.

El nombramiento de los enviados especiales busca, pues, ayudar al 'pueblo hermano de Etiopía' a hallar una solución al conflicto en un espíritu de solidaridad guiado por la máxima de 'soluciones africanas para los problemas africanos', añadió el presidente.

En un comunicado, el Gobierno etíope confirmó hoy que el primer ministro, Abiy Ahmed, recibirá a los enviados especiales para 'hablar con ellos uno a uno'.

Pero el Ejecutivo negó que los expresidentes vayan a viajar a Etiopía 'para mediar entre el Gobierno federal y el elemento criminal del TPLF', el Frente de Liberación de Tigray (TPLF), partido que gobierna la región, fronteriza con Eritrea y Sudán.

Hasta la fecha, Abiy, ganador del Premio Nobel de la Paz de 2019, ha ignorado los llamamientos internacionales a una desescalada del conflicto y también se resiste a aceptar una negociación con el TPLF para resolver la crisis, que ha causado cientos de muertos y la huida al vecino Sudán de más de 30.000 etíopes.

Además, el TPLF lanzó hace una semana varios cohetes contra Asmara, capital de Eritrea, país aliado de Etiopía en el Cuerno de África, en un paso de la escalada bélica que implicó una internacionalización del conflicto.

Abiy advirtió este martes de una ofensiva 'final' contra Tigray, tras vencer el ultimátum que dio la semana pasada para rendirse al TPLF, contra el que ordenó una ofensiva militar el pasado día 4 tras acusarle de atacar una base del Ejército etíope en la región.

El contencioso entre Tigray, región fronteriza con Eritrea y Sudán, y el Gobierno federal venía agravándose desde hace meses, con el retraso indefinido de las elecciones generales que se debían celebrar el pasado agosto en Etiopía como punto de inflexión.

Tras la demora de las elecciones por la covid-19, el TPLF celebró el pasado septiembre sus propios comicios parlamentarios, que el Gobierno central tachó de ilegales, de ahí que ahora busque restablecer en Tigray el 'orden constitucional'.

Además, desde el 5 de octubre, fecha en la que teóricamente vencía el mandato de Abiy, el gobierno de Tigray no reconoce autoridad alguna del Ejecutivo federal. EFE

20201121 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas