La violencia no cesa en Pedro Juan Caballero, la 'Sinaloa' de Paraguay

Asunción, 14 oct (EFE).- La ciudad de Pedro Juan Caballero vive asediada desde hace años por la violencia del narcotráfico. El último episodio dramático fue el asesinato el sábado de cuatro personas, una de ellas la hija del gobernador del departamento, quien catalogó la urbe como la 'Sinaloa' de Paraguay.

En un punto estratégico para el narcotráfico por ser fronteriza con Brasil, la capital de Amambay volvió este jueves a la actualidad con la orden de clausura de su prisión, con 865 reclusos y una gran presencia de cabecillas del Primer Comando de la Capital (PCC), el mayor grupo criminal brasileño.

El cierre se da tras el allanamiento esta mañana de la celda de un jefe narco, Faustino Aguayo, a quien encontraron acompañado de una mujer y con televisión y aire acondicionado, según las imágenes divulgadas, dentro de la investigación por el cuádruple asesinato.

En el procedimiento también se le decomisaron tres teléfonos celulares.

Aguayo es presunto cerebro de un esquema de narcotráfico y en 2021 se entregó a la Justicia, luego de la incautación dos años antes de cargas de cocaína de tres toneladas.

El Ministerio Público hizo el registro siguiendo las investigaciones comenzadas el sábado, luego de que supuestos sicarios mataran a las cuatro personas cuando acababan de acomodarse en un vehículo al salir de un salón de fiestas.

Las víctimas, además de la hija del gobernador, de 21 años, eran dos brasileñas, de 19 y 22, y un paraguayo de 29 identificado como Osmar Álvarez, que sería el objetivo, aunque el móvil sigue sin determinarse.

La investigación preliminar de la Policía apunta que parte de la munición empleada salió del depósito de la Dirección de Material Bélico (Dinabel), cuyo responsable, el comandante de navío Pedro Vallejos, fue destituido el miércoles por el presidente del país, Mario Abdo Benítez.

La Dimabel ya había sido allanada la pasada semana por fiscales de la unidad contra el crimen organizado en relación a otras sustracciones.

El actuar de hoy de la Fiscalía se suma a los detenidos en Pedro Juan Caballero, seis brasileños que fueron imputados por homicidio doloso y asociación criminal.

Días después del atentado, el gobernador de Amambay, Ronald Acevedo, declaró que las víctimas encontraron la muerte 'en la nueva Sinaloa de México llamada Pedro Juan Caballero'.

'Es un mercado libre de la muerte, un mercado libre de la droga', dijo a un medio radial.

En declaraciones posteriores, recogidas por la prensa local, Acevedo, del opositor Partido Liberal, declaró que 'las balas que mataron a mi hija salieron de las gloriosas Fuerzas Armadas de la Dinabel'.

Un hermano suyo, Robert Acevedo, fallecido este año por covid, salió en 2010, siendo gobernador de Amambay, ileso de un ataque que atribuyó al narcotráfico.

Semanas antes del atentado del sábado se dieron otros hechos violentos en el departamento, con varios asesinatos que el Gobierno achaca a las luchas de las bandas de narcotraficantes por el control de esa parte de la Triple Frontera.

El ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, anunció esta semana la composición de un comando bipartito, de policías paraguayos y brasileños entre Pedro Juan Caballero y Ponta Porã.

En lo que a la prisión se refiere, la ministra de Justicia, Cecilia Pérez, anunció hoy, además del cierre, el traslado a otras cárceles de la mitad de los reos, los relacionados con casos de tráfico de armas, drogas y crímenes de grupos organizados como el PCC.

Las autoridades del penal fueron apartadas del cargo tras el descubrimiento de la 'celda vip' de Aguayo, que la ministra reconoció como otra muestra de la corrupción incrustada en el sistema penitenciario.

La anterior dirección de la cárcel fue sustituida en 2020 por la fuga de 76 presos del PCC que contó, según las autoridades penitenciarias, con la complicidad de varios funcionarios.EFE

jm/ares

20211014 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas