Las organizaciones civiles alertan sobre radicalismo por elecciones en Brasil

$!Las organizaciones civiles alertan sobre radicalismo por elecciones en Brasil
De acuerdo con organismos independientes, en las últimas semanas han sido registrados en Brasil al menos 70 casos de agresiones por motivos electorales

RIO DE JANEIRO- Algunas de las principales organizaciones de la sociedad civil de Brasil alertaron hoy sobre el creciente número de episodios violentos durante la actual campaña electoral, la más polarizada en las tres últimas décadas en el país, y pidieron que se preserve un ambiente democrático y de diálogo.

En una nota conjunta, organizaciones como el Episcopado brasileño (CNBB), el Colegio de Abogados (OAB) y la Federación Nacional de Periodistas (Fenaj) se pronunciaron contra los recientes actos violentos, incluso asesinatos, por discusiones políticas y pidieron “equilibrio” en medio de la polarización electoral.

Los firmantes expresaron su alerta por los “inquietantes episodios revelados en los últimos días, en las calles y en las redes sociales, en el marco del proceso electoral, de agresiones verbales y físicas -algunas fatales- en perjuicio de individuos, minorías y grupos sociales”.

Según los suscriptores, que se dicen ajenos a cualquier color partidario o corriente ideológica y guardianes de la convivencia civilizada, tales episodios revelan el “desprestigio de valores humanistas y democráticos que inspiran nuestra Constitución”.

De acuerdo con organismos independientes, en las últimas semanas han sido registrados en Brasil al menos 70 casos de agresiones por motivos electorales, en su mayoría (50 episodios) provocados por partidarios del ultraderechista Jair Bolsonaro, el favorito para vencer las elecciones presidenciales de Brasil.

Bolsonaro, el candidato más votado en la primera vuelta de las presidenciales con el 46 % de los votos y el favorito en los sondeos de intención de voto para la segunda vuelta con el 59 %, se medirá el domingo en el balotaje al socialista Fernando Haddad, el sucesor del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que obtuvo el 29 % de los votos y tiene el 41 % del favoritismo.

El ultraderechista, polémico por ser un defensor de la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985 y por sus declaraciones de tinte machista, racista, homófobo y xenófobo, es acusado por sus rivales de incitar el odio, pero él mismo se dice víctima de la violencia electoral por la puñalada que sufrió el 6 de septiembre durante un mitin y que le provocó graves heridas abdominales.

En su nota, las organizaciones representativas de la sociedad civil manifestaron su repudio a todo tipo de manifestación de odio, violencia, intolerancia, prejuicio y desprecio a los derechos humanos, así como a cualquier incitación política o propuesta legislativa o gubernamental que pueda tolerarlas o incentivarlas.

“Reiteramos la imperiosa necesidad de preservación de un ambiente sociopolítico totalmente ético, democrático, de diálogo, con libertad de prensa, libre de presiones y autoritarismos, de la corrupción endémica, del clientelismo político, de la apropiación de las instituciones y de la divulgación de falsas noticias como vehículo de manipulación electoral”, agrega la nota.

Las organizaciones consideran que el ambiente democrático es necesario para el libre debate de ideas y de concepciones políticas divergentes, e instan a todos los actores políticos a que reafirmen, “de modo explícito, contundente e inequívoco, su compromiso inflexible con la Constitución”.

“No hay desarrollo sin justicia y paz social, como tampoco hay buen gobierno sin coherencia institucional ni tampoco puede haber Estado Democrático de Derecho sin Estado Social con libertades públicas”, concluyen los firmantes.

La semana pasada, la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional también emitió su alerta por el grado de crispación de la campaña electoral en Brasil y su preocupación por la posibilidad de que algunos episodios de intolerancia política hayan degenerado en crímenes de odio motivados por prejuicios raciales, de género y de opción sexual.

Amnistía instó a las autoridades brasileñas a actuar con celeridad “para garantizar que los casos de ataques y agresiones en el contexto electoral sean investigados de forma rápida, independiente e imparcial, y que los responsables sean llevados a la Justicia”.

20181022 https://www.diariolibre.com

+ Leídas