Las protestas resisten en Argelia pese al aumento de la represión

Argel, 11 oct (EFE).- Al grito de 'Maranach habsin' (No vamos parar), miles de argelinos volvieron hoy a desbordar las calles de Argel y de otras ciudades del país en el trigésimo cuarto viernes consecutivo de protesta contra el régimen militar pese al aumento de la represión policial.

'Los argelinos y argelinas están decididos a continuar con esta protesta pacífica. El objetivo es que se celebren unas verdaderas elecciones una vez que desaparezcan los símbolos del antiguo régimen', explicó a Efe el abogado y defensor de los derechos humanos Mostafa Bouchachi, una de las figuras más influyentes de este movimiento de resistencia (Hirak) que dura ya más de ocho meses.

'Los argelinos, como ves, siguen marchando de forma pacífica y cívica porque saben que sus reivindicaciones son legítimas, están unidos y son perseverantes', agregó Bouchachi que marchaba junto a la esposa del activista Karim Tabbou, en prisión preventiva desde hace varias semanas-

Pese a los múltiples arrestos de figuras del movimiento popular y los crecientes intentos por reprimir las manifestaciones, que se repiten cada martes y cada viernes desde el pasado 22 de febrero, la capital argelina volvió hoy a teñirse de verde y a entonar el grito ya tradicional 'queremos un estado civil, no militar'.

En este sentido, Bouchachi dio prioridad a la liberación de los detenidos y a la defensa de la libertad de expresión para que los argelinos pueden dialogar como un paso previo a la convocatoria de unas presidenciales sin la presencia de las figuras que durante dos décadas ayudaron a mantener el régimen autocrático dirigido por el expresidente Abdelaziz Bouteflika.

El mandatario, gravemente enfermo desde que en 2013 sufriera un grave ictus, dimitió el pasado abril forzado por las protestas y la presión del jefe del Ejército, general Ahmed Gaïd Salah, al que el propio Bouteflika nombró en 2004.

Gaïd Salah, nuevo hombre fuerte del país, sugirió el pasado 15 de septiembre al presidente interino, Abdelkader Bensalah -presidente igualmente del Parlamento desde que Bouteflika lo colocara en 2004-, que convocara las elecciones presidenciales el próximo 12 de diciembre.

El movimiento opositor se opone a que esta consulta la maneje el actual primer ministro, Nouredin Bedaui, ministro de Interior durante el régimen de Bouteflika y el hombre encargado de organizar las últimas presidenciales, que la oposición calificó de fraudulentas.

'Antes de llegar a las elecciones deben ponerse en marcha medidas de apaciguamiento como la liberación de todos los detenidos, la apertura de los medios de comunicación audiovisuales y del espacio público para que los argelinos dialoguen sobre el futuro de la democracia y de cómo establecer las futuras instituciones', insistió Bouchachi.

A su lado, una multitud gritaba un viernes más 'todos unidos detrás de esta generación para arrodillar a este régimen y destruirlo', 'la represión e intimidación no frenarán la determinación de un pueblo unido contra la opresión' o 'Basta a la represión' en alusión a los numerosos arrestos y a la decisión del régimen de impedir el pasado martes, y por primera vez desde el 22 de febrero, la marcha habitual de los estudiantes

'Aunque nos llevéis a todos a la prisión el pueblo no retrocederá', gritaron los congregados que insistieron y prometieron que 'en la capital no se votará'. EFE

20191011 https://www.diariolibre.com

+ Leídas