Lésbica, negra y contra el canon: la poesía de Koleka Putuma llega a Madrid

María Gómez de Montis

Madrid, 11 oct (EFE).- Una exploración valiente y cercana de las implicaciones que tiene ser mujer, lesbiana y joven en la Sudáfrica actual: eso es 'Amnesia colectiva', el debut literario de la premiada poeta Koleka Putuma, que ha vendido miles de copias en su país de origen y que llega a España de la mano de Flores Raras.

'Yo vengo del mundo del 'slam poetry' (poesía escénica), de un mundo muy experimental y alejado del canon. Creo que por eso mucha gente fuera de los ámbitos académicos pudo encontrarse en mis poemas', explica a Efe Putuma (Sudáfrica, 1993), que se encuentra en Madrid para participar este sábado en el Festival 'Poetas', dedicado a la literatura africana.

Su libro, que han traducido al castellano Arrate Hidalgo y Lawrence Schimel, parte del anecdotario personal de la autora para alcanzar lo político. Sus versos no son complacientes, sino que confrontan con el sistema patriarcal, que 'mata a una mujer cada tres horas en Sudáfrica', recuerda Putuma.

La negritud, la religión y la historia reciente de Sudáfrica, marcada por el apartheid y el colonialismo, son puntos clave en la poesía de Putuma, que se apoya en ellos solo para analizar lo que ha aprendido y lo que le gustaría desaprender.

En 2015, Putuma participó en un recital en el que declamó algunos de sus poemas, entre ellos un texto que 'enfadó a varios miembros del público'. Por ello, los organizadores del evento le pidieron subir su participación en un vídeo para Youtube, pero recortando su lectura de ese poema.

'Me sentí tan enfadada...eso es censura. Publiqué un texto en mi blog explicando qué pasaba, y se montó mucho revuelo. Hubo muchas opiniones distintas', explica la autora, que considera ese momento el detonante de su éxito.

PREGUNTA.- Su poesía es feminista, antirracista y, sobre todo, emancipadora: interpela al lector, es muy política. ¿Alguna vez ha tenido miedo de la respuesta que sus textos puedan generar?

RESPUESTA.- Escribo sobre diferentes cuestiones, pero las aplico al contexto sudafricano porque es lo que conozco. Es un país muy político, porque nuestra historia reciente tiene que ver con el colonialismo y el apartheid.

Con esto no quiero decir que no haya consecuencias por lo que he publicado, pero sí que explica por qué me siento más cómoda escribiendo textos políticos que hablan sobre el país y la sociedad en la que me muevo. Mis textos explican qué significa ser negra, o crecer con una educación cristiana, pero siendo 'queer'.

P.- ¿Cuándo empezó a cuestionarse todos esos valores con los que había crecido?

R.- Cuando entré en la universidad. Yo crecí en los suburbios del norte de Ciudad del Cabo, que son muy distintos del sur de la ciudad, donde fui a la universidad. Allí son mucho más abiertos y diversos: pude conocer a gente con diferentes creencias e identidades sexuales. Ellos hicieron que me replantease mis creencias, intereses y sexualidad.

P.- Sus poemas son muy incendiarios, no siguen la línea editorial habitual. ¿Cómo fue el proceso de edición de 'Amnesia colectiva'?

R.- Tuve mucha suerte, porque mi editor es un joven abierto de mente e interesado por la poesía performántica, que es de donde yo vengo, así que me lo puso muy fácil.

Sobre el carácter relajado del poemario, creo que gracias a él mucha gente fuera de los ámbitos académicos pudo encontrarse en mis poemas. Obviamente, algunos estudiosos creen que mis textos son horribles, y otros dicen que lo mío no es poesía, que es otra cosa, pero me da lo mismo.

P.- ¿Cómo ha afectado a su vida su publicación?

R.- Bueno, sobre todo me ha ayudado a empezar conversaciones con mi familia. Vengo de una familia cristiana, que no sabía qué iba a aparecer en el libro hasta que no salió. Primero se sorprendieron muchísimo, pero luego quisieron saber de dónde venía tal poema, o qué me pasaba para haber escrito aquel otro. 'Amnesia colectiva' me ha abierto la puerta a conversaciones muy difíciles.

P.- Acaba de participar en el festival poético Irreconciliables, en Málaga. ¿Cómo ha sido la experiencia?

R.- Bueno, ha sido muy interesante. No entendía nada ni a nadie, pero creo que aquí la gente está más abierta a mezclar la poesía y la 'performance', y eso me interesa mucho.

Me genera mucha curiosidad que los lectores españoles se acerquen a mí y me feliciten por mis poemas, porque ellos los leen en una lengua que no entiendo, y eso es rarísimo. Pero estos días me han hecho ver que los contextos de nuestros países no son tan diferentes, y que tanto en Sudáfrica como en España las mujeres tienen que luchar contra un patriarcado muy fuerte. EFE

20191011 https://www.diariolibre.com

+ Leídas