Marruecos suprime sus zonas francas y sale de la lista de paraísos fiscales

Fatima Zohra Bouaziz

Rabat, 22 feb (EFE).- Marruecos ha sido eliminado este lunes de la 'lista gris' de paraísos fiscales de la Unión Europea (UE) después de haber introducido una serie de reformas en los últimos años que acabaron con sus zonas francas de exportación.

Bruselas actualizó hoy su lista de jurisdicciones no cooperativas con la UE, en la que establece una distinción entre una 'lista negra' de países considerados paraísos fiscales y otra 'lista gris' de países que aún incumplen las normas tributarias internacionales.

Marruecos, que figuraba en esa lista gris desde 2017, ha salido de ella hoy, después de haber emprendido en los pasados años las reformas tendentes a revocar un régimen fiscal calificado de 'pernicioso' por la UE y que podía comprometer las ayudas exteriores que concede la organización europea.

El gobierno marroquí expresó de inmediato su satisfacción por esta decisión que 'demuestra que las reformas emprendidas por Marruecos en materia fiscal están en línea con las condiciones de la UE y las normas internacionales'.

LOS REPROCHES DE LA UE

La UE reprochaba a Marruecos las ventajas fiscales y reducidos impuestos que ofrece a las empresas exportadoras en las zonas francas y 'offshore', que al final favorecen una 'competencia desleal' con el producto europeo.

Las empresas instaladas en estas zonas se beneficiaban de una exoneración fiscal en los primeros cinco años, seguidos con el pago de un impuesto sobre sociedades bajo (del 8,75 %) durante veinte años.

Con la nueva normativa, estas zonas -que ahora se llaman 'zonas de aceleración industrial'- tributarán un 15 % a partir del sexto año.

Además, Marruecos también tuvo que revisar el régimen preferencial que ofrece el centro financiero 'Casablanca Finance City' a las empresas que allí se instalan, y que ahora pasan al sistema de tributación común.

Las reformas emprendidas eran necesarias según varios observadores, que recordaron que la UE es el principal socio económico y comercial de Marruecos, pues absorbe cerca del 70 % de sus exportaciones, y en paralelo el país magrebí es también uno de los principales receptores de las ayudas europeas en varios ámbitos.

OPCIONES ECONÓMICAS CONTRADICTORIAS

Y pese a todos estos argumentos, las reformas impuestas por la UE son contrarias a la orientación estratégica de Marruecos de apertura hacia su entorno, unas orientaciones que hasta ahora convertía las exportaciones en una prioridad económica, junto a su plan de industrialización.

El país ha vuelto a ser en los últimos años uno de los El principales exportadores del sector automovilístico en el norte de África gracias a la implantación de compañías como Renault y Peugeot en las zonas francas, adonde llegaron atraídas, entre otras muchas cosas, por los incentivos fiscales.

La ONG Oxfam subrayó en un reciente informe que Marruecos no percibe entradas fiscales directas de Renault -instalada en el país desde 2012-, una medida que se compensa con su papel de creador de empleos (hasta 10.000 en la región de Tánger).

Por su parte, el economista Najib Akesbi cree que Marruecos se encuentra ante 'una paradoja': la de verse obligado a tomar determinadas medidas fiscales por exigencia de su socio principal y perjudicar al mismo tiempo su política de privilegiar la exportación y favorecer las inversiones extranjeras.

'En los años ochenta fue la propia UE la que estaba a favor de mecanismos de incentivos fiscales para favorecer la deslocalización. Ahora la misma organización cambia de estrategia', señaló, y criticó lo que consideró actitud pasiva de su país.

Sobre los efectos de estas nuevas medidas aprobadas por Marruecos sobre las inversiones extranjeras y el empleo, varios observadores consultados por Efe coinciden en que habrá que esperar para ver la actitud del mercado y los propios inversores.

Akesbi cree que los incentivos fiscales no encabezan las ventajas que ofrece Marruecos para un inversor extranjero (facilidad para conseguir el terreno, mano de obra barata, infraestructuras en buenas condiciones, seguridad y estabilidad política, y cadenas de valor más cortas en comparación con otros destinos).

'Aquí las ventajas fiscales se parecen a una cereza sobre el pastel, pero tampoco hay que despreciar su importancia: las nuevas medidas (de suprimir las zonas francas), si no desaniman, desde luego tampoco animan a un inversor extranjero', subrayó. EFE

20210222 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas