McKennie, feliz con el triunfo, el triplete y el juego de la selección

Washington, 11 oct (EFE).- El joven tejano de 21 años, Weston McKennie, desde este viernes, se ha convertido en el jugador que necesitó el segundo menos tiempo, 13 minutos, para marcar tres goles con la selección de Estados Unidos, que venció por 7-0 a Cuba en el debut del nuevo torneo de la Liga de Naciones de la Concacaf.

El hat trick más rápido de un jugador con la selección de Estados Unidos fue el logrado en el 2002 por el delantero Brian McBride, que lo hizo en apenas 12 minutos en el partido que el combinado de las Barras y las Estrellas disputó contra El Salvador, en la edición de la Copa Oro, del 2002, que se disputó en el Rose Bowl, de Pasadena (California).

'Antes que nada siento una gran felicidad, por el triunfo, el juego de todo el equipo, y como es lógico por el triplete, pero al final lo importante es que el grupo hizo un buen trabajo', declaró McKennie, que juega con el FC Schalke 04, de la Bundesliga.

McKennie, que marcó sus goles al minuto 1, 5 y 13 de la primera parte, algo que nunca antes había podido conseguir ningún jugador estadounidense con la selección, dijo que sólo fue posible gracias a las buenas asistencias que recibió de sus compañeros.

'Ellos fueron los que de verdad se merecen el crédito', comentó McKennie, quien a los 30 segundos de iniciarse las acciones ya había batido al arquero cubano Nelson Johnston, antes que hubiese tiempo de posicionarse en el arco.

Oficialmente fue el segundo gol más rápido marcado en la historia de la selección, solo superado por otro exjugador tejano, Clint Dempsey, que en la Copa del Mundo del 2014 le hizo a Ghana el primero cuando apenas se llevaban disputados 29 segundos.

El centrocampista del Schalke 04, que jugó la primera parte, para en la segunda ser sustituido por el hispano Paul Arriola, también aportó una asistencia con la que su compañero Jordan Morris conseguía el 3-0 al minuto nueve.

'Me sentí muy bien con el pase que le di a Jordan (Morris) y sobre todo por la manera tan perfecta como definió de cara al marco y lograr el gol', destacó McKennie. 'Ahora tenemos que pensar en el próximo partido frente a Canadá, que será el importante de cara a seguir adelante en la competición'.

El triplete de McKennie también es el primero que consigue un jugador estadounidense con la selección desde que Dempsey lo hizo frente a Honduras, el 25 de marzo del 2017, en el Avaya Stadium de San Jose (California), en partido de clasificación para el Mundial de Rusia del 2018.

Mientras que Morris, que logró tres asistencias en 45 minutos, se convirtió en el tercer jugador en la historia de la selección de Estados Unidos que lo consigue. EFE

20191011 https://www.diariolibre.com

+ Leídas