Morrison cree 'alarmantes' los presuntos crímenes de guerra en Afganistán

Sídney (Australia), 21 nov (EFE).- El primer ministro australiano, Scott Morrison, afirmó hoy que el informe que demuestra que soldados de élite australianos asesinaron a 39 civiles y prisioneros afganos era 'perturbador y alarmante', pero insistió en que debe ser la Justicia quien determine si se produjeron crímenes de guerra.

'Por supuesto, igual que a otros australianos el contenido del informe me pareció perturbador y alarmante', dijo Morrison en su primera declaración desde que este jueves se hizo público el informe de las Fuerzas de Defensa que revelaba estos crímenes.

En declaraciones recogidas por el canal ABC News, Morrison se mostró cauto y afirmó respecto a la presunta existencia de crímenes de guerra que es necesario que contenidos tan serios como los que contiene el informe sean gestionados por el sistema de justicia de acuerdo con las leyes australianas.

En este sentido, recalcó que todos los procedimientos judiciales tienen que respetar la presunción de inocencia de los soldados acusados y mostró su preocupación por los veteranos que no participaron en este tipo de actos y cuya imagen puede quedar deteriorada.

El informe final de la Inspectoría General de las Fuerzas de la Defensa Australiana, de 465 páginas y con varias secciones censuradas por razones legales, aborda los presuntos crímenes de guerra cometidos por sus soldados en Afganistán entre 2005, año en que Australia reforzó su presencia militar en ese país, y 2016, cuando se ordenó la investigación.

Los investigadores también piden que la Policía Australiana investigue a 19 soldados de cuerpos de élite por su participación en 23 incidentes sobre los que existe 'información creíble' de que violaron las leyes internacionales de guerra y las leyes humanitarias sobre el trato a los no combatientes.

El texto revela que los asesinatos ilegales, en su mayoría perpetrados en 2012 y 2013, no se produjeron 'bajo presión en el fragor de la batalla', y que incluso algunos de los comandantes de las patrullas australianas obligaron a los soldados más jóvenes a matar a prisioneros afganos en rituales de iniciación.

Australia llegó a desplegar hasta 1.500 soldados para operaciones de combate entre 2001 y 2014 en Afganistán, lo que se consideró como la mayor aportación militar de un país fuera de la Alianza Atlántica, y desde entonces mantiene reducidos destacamentos militares dedicados a labores de capacitación y entrenamiento. EFE

20201121 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas