Natalia Salvador, el nuevo seguro en la puerta del Junior con acento chileno

Olga Martín

Madrid, 17 sep (EFE).- La portera internacional chilena Natalia Salvador cumplirá uno de sus objetivos en unos días cuando debute en la liga española, la competición en la que deseaba jugar desde hace tiempo y en la que defenderá la portería del Júnior, club que acaba de reeditar por cuarta vez seguida el título de campeón de Cataluña.

La marcha de la meta australiana Aleisha Power y el vínculo del Junior con Chile, reforzado por el cargo de Jorge Dabanch al frente de la selección masculina, allanaron el salto de Salvador desde el Universidad Católica a la competición española, cuyo comienzo aguarda 'con emoción y confianza' y con la vivencia reciente de acabar su carrera de fisioterapia en un hospital de su país, según relató en una entrevista con EFE.

- Pregunta (P): ¿Cómo surgió la opción de fichar por el Junior?

- Respuesta (R): Siempre estuvo en mis planes jugar fuera y pensaba que ojalá fuera en España. Antes estuve hablando con otros equipos pero no se dio la oportunidad. Cataluña tiene cinco clubes en primera. El Junior ha estado muy relacionado con los chilenos, soy la cuarta que viene a jugar acá, me habían hablado muy bien, el entrenador de Chile masculino (Jorge Dabanch) estuvo toda la vida en el Junior y el club estaba buscando una portera... Era lo ideal y así surgió la oportunidad.

- P: ¿Qué le atraía de España?

- R: El idioma es una de las cocas. Como portera es muy importante la comunicación con el equipo, que es fundamental para tener buenos resultados. Me puedo comunicar en inglés en otras partes, pero no es lo mismo, no es la misma fluidez y la misma conexión. Yo soy muy competitiva, vengo a la liga a dar lo mejor de mi y a obtener un resultado con el Junior, un club que antes de la COVID estuvo en las últimas dos finales y en los primeros puestos.

- P: ¿Cómo lleva los días previos al inicio de la Liga?

- R: La ansiedad antes de empezar siempre está ahí, es un poco necesario, y la emoción también por mi primer partido en la liga, pero estoy con muchas ganas y confiada por lo que hemos hecho con el equipo. La pretemporada fue un buen inicio con el torneo de Cataluña y hemos jugado seis partidos. Estoy tranquila, entusiasmada y creo que podemos ser muy bien equipo.

- P: Va a ser una competición muy diferente por la COVID...

- R: Es raro todo. Nos estamos cuidando mucho fuera de la cancha. Nuestro deporte es un deporte de contacto, nos favorece que sea al aire libre, pero es inevitable acercarse a las otras jugadoras.

- P: En su país estuvo como voluntaria en un hospital ¿Cómo fue la experiencia?

- R: Yo estaba en los últimos meses de carrera de fisioterapia y desde la universidad ofrecieron la opciones a quienes quisieran ayudar. A mí me gusta el área de cuidados intensivos. Los últimos tres meses de carrera fueron mis últimos meses de interna y fue enriquecedor pero también triste, porque veíamos cosas que no estamos acostumbrados a ver. Estuvimos bajo momentos de colapso del sistema y estrés, pero tuvieras un año de experiencia, 20 o siguieras siendo alumna, sentía que había que sacar esa vocación y dar la cara. Luego tuve que pasar cuarentena. En Chile el confinamiento está en las últimas etapas.

- P: Meses antes también pasó por la experiencia de quedarse a punto de la clasificación para Tokio, ¿fue mucha decepción?

- R: Estábamos con mucha ilusión, lo veíamos un poco más cerca y habría sido la primera vez. Estuvimos a un paso y fue una decepción, pero nos motiva, también con el Mundial nos quedamos a un paso, pero ya estamos pensando en el próximo. No lo veo como una derrota.

- P: Jugaron en Inglaterra y Marcelo Bielsa fue a animarlas...

- R: Marcelo Bielsa fue muy importante en el fútbol chileno. Es muy amigo de nuestro entrenador Sergio 'Cachito' Vigil y por eso quiso ir a visitarnos. Fue una linda experiencia con un crack.

- P: ¿Por qué eligió hockey y ser portera?

- R: Fue por las vueltas de la vida. En Santiago estaba en un colegio pequeño, relativamente nuevo y era el deporte que había. Antes había jugado tenis y había hecho natación, porque me gustaban todos los deportes, pero hacia los once años empecé, probé, me gustó, llegó un profesor que era entrenador en un club y me llevó. Y la portería fue un poco casualidad. En infantil no se necesitan porteros pero luego sí y a partir de los 12 años, cuando preguntaron quién quería, yo dije que podía probar, nadie más quería, me empecé a poner y ahí quedé. EFE

20200917 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas