Países de Oriente Medio y el golfo terminan Ramadán con aumento de contagios

El Cairo, 23 may (EFE).- Los países árabes de Oriente Medio y el golfo Pérsico ponen fin hoy al mes sagrado de Ramadán, durante el cual se han multiplicado los contagios de coronavirus, lo cual ha llevado a las autoridades a imponer estrictas medidas para los días festivos del Aid al Fitr a partir de mañana.

Si en algunos países de la región, como Egipto, Irak y Arabia Saudí, se levantaron algunas restricciones antes del comienzo del mes de ayuno, los Gobiernos han dado marcha atrás y decretado toques de queda más amplios o el cierre de comercios y la prohibición de viajar entre provincias.

En Egipto, el toque de queda que fue reducido durante el Ramadán hasta las 21:00 hora local, dará comienzo a partir de mañana, domingo, y hasta el próximo viernes a las 17:00 hora local, prohibiendo de esta forma las salidas en las horas de más actividad del día porque son las menos calurosas.

Durante este mes especial para los musulmanes, el país de las pirámides ha experimentado un incremento del 266 % de los contagios de coronavirus, que se han disparado en la pasada semana, mientras que los decesos por la COVID-19 han pasado de 294 a 696, según una comparativa de Efe.

Arabia Saudí también decidió reimponer un toque de queda de 24 horas a partir de este sábado y hasta el próximo miércoles, días en los que los musulmanes suelen reunirse con la familia y celebrar con grandes banquetes el fin del sacrificado mes de ayuno.

El reino es el país de la zona que registra más casos de la COVID-19 y los contagios han aumentado un 350 % en los pasados 30 días, alcanzando los 67.719 el 22 de mayo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tanto en Egipto como en el reino saudí está prohibido desplazarse entre las provincias y las autoridades de El Cairo suspendieron el transporte público durante cinco días para evitar que los egipcios realicen viajes y excursiones o regresen a sus localidades de origen.

En el golfo Pérsico, la mayoría de los países han experimentado un aumento considerable de los contagios, aunque no de los fallecimientos por la COVID-19, a medida que también han incrementado los test para detectar la enfermedad.

En Kuwait, los infectados son ahora siete veces más que el primer día de Ramadán; en Catar, casi cinco veces más, y en Emiratos Árabes Unidos se han multiplicado por tres, aunque en los tres pequeños países el número de fallecidos es reducido, con tal sólo 19 en Catar.

En algunos países las autoridades han admitido que al aumento de los casos se debe a las aglomeraciones en los comercios donde se adquieren los productos típicos de Ramadán, así como las reuniones para tomar el 'iftar', que es la comida con la que se rompe el ayuno diurno al atardecer y que se suele hacer con parientes o amigos.

Las mezquitas han permanecido cerradas durante todo el mes en toda la región y no volverán a abrir para el tradicional rezo colectivo del Aid al Fitr, que se realiza al alba el primer día tras el fin de Ramadán. EFE

20200523 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas