Patronal tunecina amenaza con la desobediencia civil ante medidas anti-COVID

Túnez, 8 abr (EFE).- La patronal tunecina pidió hoy al Gobierno una ayuda 'urgente' al sector de la hostelería y amenazó con la 'desobediencia civil' ante las nuevas medidas preventivas anunciadas de cara al mes sagrado de ramadán, que arrancará el próximo 13 de abril y que obligarán al cierre de los establecimientos.

'Estas medidas no tienen en consideración las circunstancias difíciles que ha vivido este sector durante más de un año sin beneficiarse de ninguna ventaja por parte del Estado pese a haber sufrido grandes pérdidas (...) que le han llevado al borde la quiebra', declaró el sindicato tunecino de industria, comercio y artesanía (UTICA) en un comunicado de prensa.

En este sentido instó al Ejecutivo a lanzar un programa de apoyo e indemnizaciones para exonerar a los empresario del pago de las cotizaciones sociales e impuestos 'hasta que termine la crisis sanitaria'.

'Aferrarse a medidas destructoras nos empujará a la desobediencia civil para defender nuestro sustento. Cuando los estómagos tienen hambre, los cerebros desaparecen', añadió la Utica.

En declaraciones a la prensa local, la cámara nacional de propietarios de cafés reveló hoy que estas medidas amenazan 250.000 puestos de trabajo y aseguró que al menos 2.000 establecimientos se han visto obligados a cerrar definitivamente desde el comienzo de la crisis mientras que el 80% restante se encuentra 'al borde la ruina'.

La Instancia Nacional de Lucha contra el Coronavirus decretó este miércoles nuevas medidas para tratar de frenar la situación sanitaria 'peligrosa' después de registrar un aumento desde la pasada semana del número de contagios, cuyo balance oficial se sitúa en 265.000 positivos y 9.087 decesos.

A partir de este viernes entrará en vigor la restricción de movimiento entre las regiones, la prohibición de manifestaciones y el cierre de los mercados municipales en todo el territorio nacional.

Los restaurantes y cafeterías deberán cerrar sus puertas antes de la 18.00 horas, sin embargo, una circular de 1981 prohíbe la venta de alcohol y la apertura diurna de los establecimientos durante el mes de Ramadán, en el que el creyente no puede comer, beber ni mantener relaciones sexuales entre el alba y el ocaso.

Asimismo se adelantó de tres horas el toque de queda -que empezará a las 19.00 y concluirá a las 05.00-, las oraciones en las mezquitas serán limitadas y se entregará la potestad a las provincias para que impongan cierres perimetrales.

Al mismo tiempo, se endurecen las medidas para la entrada de viajeros procedentes del extranjero, que además del PCR negativo 72 horas antes de partir, deberán pasar una cuarentena obligatoria de cinco días en un domicilio particular o un hotel.

El ministro de Sanidad, Faouzi Mehdi, advirtió ayer de la saturación de los hospitales, cuya ocupación de las camas de reanimación y de oxígeno ha alcanzado el 80% y el 50% respectivamente.

El responsable insistió sobre la importante de inscribirse en la plataforma digital 'Evax', para participar en la campaña de vacunación de manera voluntaria y gratuita, y que hasta ahora cuenta con un millón de inscritos de un total de cerca de 12 millones de habitantes.

El objetivo de las autoridades sanitarias es inmunizar al menos al 20% de la población antes del próximo mes de junio, fecha en la que comienza la temporada alta de verano, aunque hasta ahora sólo 112.000 personas han recibido al menos una de las dosis. EFE

20210408 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas