Pompeo se muestra firme ante Rusia tras críticas a cumbre Trump-Putin

$!Pompeo se muestra firme ante Rusia tras críticas a cumbre Trump-Putin
El Secretario de Estado Mike Pompeo testifica ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado en Capitol Hill en Washington, el miércoles 25 de julio de 2018, durante una audiencia sobre diplomacia y seguridad nacional.

WASHINGTON. La Casa Blanca anunció este miércoles que el presidente Donald Trump y su par ruso Vladimir Putin no se reunirán este año, e indicó que el encuentro debería producirse cuando culmine la pesquisa sobre la presunta injerencia rusa en la campaña electoral de Estados Unidos de 2016.

Justo antes de la presentación del secretario de Estado Mike Pompeo ante el Senado, la administración Trump realizó dos anuncios con gran carga simbólica.

Uno fue que la próxima cumbre Trump-Putin, originalmente pautada para este otoño en Washington, finalmente tendrá lugar “el próximo año”, según anunció el gobierno.

“El presidente piensa que el próximo encuentro bilateral con Putin debería tener lugar una vez que la caza de brujas sobre Rusia haya terminado. Decidimos que será el año próximo”, indicó John Bolton, asesor de seguridad nacional del magnate republicano, en alusión a la investigación sobre una presunta colusión entre el Kremlin y el equipo de campaña de Trump para los comicios presidenciales de 2016.

El propio Pompeo realizó el otro anuncio, a través un comunicado en donde “reafirma” su rechazo a la anexión de Crimea por Rusia.

“En acuerdo con aliados, socios y la comunidad internacional, Estados Unidos rechaza el intento de anexión de Crimea por parte de Rusia y se compromete a mantener esta política hasta que se restablezca la integridad territorial de Ucrania”, dijo Pompeo.

“Estados Unidos reafirma como política su negativa a reconocer las demandas de soberanía del Kremlin sobre el territorio tomado por la fuerza en contravención al derecho internacional”, agregó.

Washington ha acusado ya a Putin de orquestar una toma de control de la península de Crimea.

A principios de 2014, con zonas de Ucrania en total caos a raíz de una revuelta callejera en Kiev que derrocó a un presidente prorruso, tropas rusas se apoderaron de Crimea. Se convocó un referéndum y el 18 de marzo del mismo año Rusia la anexó formalmente a su territorio.

Pompeo pidió a Rusia que “ponga fin a su ocupación de Crimea”, y dijo que Moscú había tratado de “socavar un principio internacional fundamental” compartido por los Estados democráticos, de que ningún país puede cambiar las fronteras de otro por la fuerza.

El objetivo de estos dos anuncios parce ser derribar la impresión que en muchos estadounidenses quedó tras la conferencia de prensa que siguió al encuentro de la semana pasada entre Putin y Trump en Helsinki, en donde el presidente estadounidense lució complaciente con Moscú.

“La pelota la tiene Rusia”

Estos dos anuncios, sin embargo, no impidieron los duros intercambios en la presentación de Pompeo ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, donde tanto republicanos como demócratas dejaron ver su molestia por la actitud de Trump en la mencionada conferencia de prensa con Putin, tras una reunión de dos horas entre ambos en la que solo estuvieron presentes los traductores de cada lado.

Este encuentro dio lugar a todo tipo de conjeturas sobre supuestas promesas hechas por Trump a su homólogo ruso.

“No sabemos la verdad”, “los estadounidenses merecen saber qué pasó allí”, atacó el líder demócrata del comité, Bob Menendez, al acusar a Trump de mostrarse demasiado cercano “con nuestros enemigos” mientras “denigra a nuestros aliados”.

Menendez reclamó a Pompeo la falta de información en cuanto a lo que sucedió en el encuentro en Helsinki entre los dos líderes. El secretario de Estado respondió que se trató de una cumbre muy útil entre dos superpotencias nucleares que deben buscar puntos de acuerdo. Y sobre todo trató de mostrarse firme ante Moscú.

Así, asegura que advirtió personalmente a funcionarios rusos de abstenerse de interferir en las elecciones de Estados Unidos y se dijo dispuesto a trabajar con el Congreso para elaborar nuevas sanciones contra Moscú.

“Yo dejé personalmente claro a los rusos de que habría severas consecuencias ante interferencias en nuestro proceso democrático”, dijo Pompeo en esta audiencia.

“En Helsinki, buscamos explorar si Rusia estaba interesada en mejorar la relación, pero dejamos claro que la pelota está en la cancha rusa”, señaló, al tiempo que dijo que Trump “es consciente de los desafíos que Rusia impone a Estados Unidos y a nuestros socios y aliados”.

“El gobierno seguirá imponiendo fuertes medidas contra Rusia en respuesta a sus acciones maliciosas” dijo.

En la cumbre también “defendimos los intereses estratégicos fundamentales de Estados Unidos en Siria y Ucrania”, agregó.

por Francesco FONTEMAGGI

AFP
20180725 https://www.diariolibre.com

+ Leídas