Ruanda niega haber usado Pegasus para espiar a activistas y políticos

Kigali, 21 jul (EFE).- El Gobierno ruandés negó hoy haber usado el programa israelí Pegasus para espiar a periodistas, políticos y activistas, entre ellos, supuestamente, a la hija del opositor Paul Rusesabagina -el exgerente del establecimiento que inspiró el filme 'Hotel Ruanda'- y al presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa.

En un mensaje transmitido a la prensa al que Efe tuvo acceso este miércoles, la Portavocía del Gobierno ratificó que 'Ruanda no usa este software', como ya se había dicho 'previamente' (en concreto, en noviembre de 2019, a raíz de preguntas de los medios sobre presunta vigilancia a disidentes), y que no posee esta 'capacidad técnica' de espionaje 'de ninguna manera'.

'Estas falsas acusaciones son parte de una campaña en curso para causar tensiones entre Ruanda y otros países y para sembrar desinformación sobre Ruanda nacional e internacionalmente', señala el mensaje.

El pasado domingo, una investigación de un consorcio de medios internacionales coordinados por la organización francesa Forbidden Stories -y con apoyo técnico de Amnistía Internacional (AI)- destapó que gobiernos de varios países espiaron 50.000 teléfonos mediante el software espía Pegasus de la empresa israelí NSO Group.

Ruanda aparece citada como una de las naciones que usaron el programa y, de acuerdo a la investigación, su lista de supuestos objetivos incluía unos 3.500 nombres de políticos, activistas y periodistas.

Entre ellos figuran el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, y Carine Kanimba, la hija de Paul Rusesabagina, el exgerente del establecimiento que inspiró el filme 'Hotel Ruanda' y que actualmente está siendo juzgado por terrorismo.

REACCIONES DE KANIMBA Y DEL GOBIERNO DE SUDÁFRICA

En una rueda de prensa este miércoles, Khumbudzo Ntshavheni, la ministra en funciones de la Presidencia de Sudáfrica (un país con el que Ruanda tuvo tensiones diplomáticas en los últimos años por supuestos ataques a opositores ruandeses exiliados), afirmó que el Gobierno 'por supuesto' no está 'contento' con las 'alegaciones'.

'Es una lástima que esas informaciones lleguen ahora, cuando las relaciones están mejorando en la región', dijo Ntshavheni, quien también apuntó que el presunto espionaje a través del móvil de Ramaphosa no solo sería una violación de la privacidad del presidente, sino un también de la 'soberanía' del país.

Pese a ello, la ministra apuntó que no se sabe si realmente hubo 'acciones' para manipular el teléfono del jefe de Estado -la investigación solo apunta que estaba entre los objetivos- y precisó que las fuerzas de seguridad sudafricanas tienen que investigarlo.

Por su parte, Carine Kanimba, de 28 años y residente en Bélgica, relaciona su espionaje con la campaña para liberar a su padre encarcelado.

Tanto Rusesabagina como su entorno rechazan los cargos de terrorismo impuestos contra él en Ruanda y sostienen que su juicio tiene motivaciones políticas por sus críticas a Kagame.

'No es suficiente que secuestraran a mi padre, lo torturaran y le quitaran sus derechos legales. Ahora nos encontramos con que han escuchado mis conversaciones con el Departamento de Estado de Estados Unidos, con la ministra de exteriores belga, Sophie Wilmes, y con nuestros abogados' afirmó Kanimba en un comunicado de la Fundación Paul Rusesabagina.

El programa israelí Pegasus fue diseñado para perseguir a criminales y terroristas, pero fue presuntamente usado para infiltrarse en teléfonos móviles de líderes políticos mundiales, reporteros, activistas de derechos humanos o directores de empresa.

Pegasus, una vez que entra en un teléfono móvil, puede detectar toda la información del terminal, incluidas las conversaciones por redes sociales o la actividad de la cámara y el micrófono. EFE

cn/ngp/mah

20210721 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas