Seis triunfos y 528 minutos imbatido, bagaje para la doble cita ante el Barça

Curri Carrillo

Sevilla, 23 feb (EFE).- El Sevilla encara un tramo crucial de la temporada en plena forma, lanzado e imparable en LaLiga, con el paréntesis de su reciente derrota en la Liga de Campeones, y llega con seis victorias consecutivas y 528 minutos imbatido que le han aupado a la tercera plaza en el torneo liguero a su doble duelo en cinco días ante el Barcelona.

El equipo dirigido por Julen Lopetegui, uno de los grandes artífices del momento de un Sevilla que sigue vivo en tres competiciones, a pesar de haber tenido apenas una semana de vacaciones, como suele recordar el vasco, enlazó este lunes su sexto triunfo en el campo de Osasuna (0-2) con mucha suficiencia y adelantó así en la tabla de Primera División al Barcelona, justo antes de recibirlo en Liga en la primera de su doble cita seguida.

Los sevillistas siguen a velocidad de crucero y han demostrado una buena capacidad de recuperación de su dol0rosa derrota del miércoles pasado contra el Borussia Dortmund (2-3), en la ida de los octavos de la Champions, al salir triunfantes de un feudo siempre difícil como El Sadar en la antesala de dos nuevas fechas clave en su calendario.

El Sevilla ratificó en Pamplona, con goles del brasileño Diego Carlos Santos y del neerlandés Luuk de Jong, su condición de conjunto muy compacto, equilibrado y con mucha calidad arriba. Casi no empata, ha ganado diez de sus últimos once encuentros y, antes de caer frente al Dortmund, sólo había perdido uno de los diecinueve que jugó.

El arquitecto de este bloque competitivo al máximo, muy difícil de batir y que es una auténtica roca, es Lopetegui, siempre prudente y que, por ende, no quiere oír hablar de que su equipo, tercero con 48 puntos y 28 puntos sumados de los últimos 33 en Liga, sea un posible candidato a disputar el título al Atlético de Madrid, Real Madrid y Barcelona.

Aún así, quiera o no quiera para evitar presiones añadidas, el equipo del barrio de Nervión está a 7 puntos del líder, el Atlético, ambos con un partido menos; a cuatro del Real Madrid, on un encuentro más; y con uno de ventaja sobre el Barcelona, ante el que, después del sábado en LaLiga, buscará el 3 de marzo en el Camp Nou su pase a la final copera tras el 2-0 que le endosó en la ida de las semifinales de Copa.

El de Asteasu (Guipúzcoa) es un tipo serio, sobrio, pero implicado, que en un año y medio se ha empapado de sevillismo y que tiene a toda su plantilla metida en el objetivo que todos tiene claro y que, como él mismo ha dejado claro, no es pelear directamente el título ante esos grandes transatlánticos, sino seguir partido a partido.

Su leitmotiv es seguir paso a paso, batalla a batalla, como mejor fórmula de éxito. Así, lo único que pasa por su cabeza ahora, después de enlazar su sexta victoria en Liga al derrotar a Osasuna y antes al Alavés (1-2), Cádiz (3-0), Eibar (0-2), Getafe (3-0) y Huesca (1-0), es la visita liguera del Barcelona este sábado al Ramón Sánchez-Pizjuán.

El vasco ha armado un equipo con un entramado defensivo muy potente, con dos baluartes como Diego Carlos y el francés Jules Koundé a pleno rendimiento, junto con el incombustible y últimamente demasiado intermitente, por sus molestias físicas, Jesús Navas y Sergio Escudero, éste con la solvente alternativa del neerlandés Karim Rekik.

En la media es insustituible el brasileño Fernando Reges, el ancla y el timón equilibrante del equipo y con calidad cuando se incorpora al ataque, como en la acción del 0-2 ante Osasuna tras llevarse por fuerza el balón y abrirlo a la banda a Munir El Haddadi para que buscara a De Jong, unido al todoterreno Joan Jordán y a dos 'cerebros' como el croata Ivan Rakitic u Óliver Torres.

A ellos, y ante las lesiones de dos puntales argentinos como el lateral zurdo Marcos Acuña y el extremo Lucas Ocampos, se les ha sumado otro internacional con la Albiceleste como el Papu Gómez, único refuerzo invernal y que ha caído de pie en el Sevilla por su rápida integración; Munir; Suso; el goleador marroquí En-Nesyri; o el cumplidor De Jong.

Su buena marcha la ratifican sus 48 puntos actuales, su segunda mejor marca histórica tras 23 jornadas de Liga disputadas y solo un punto por debajo de los obtenidos en la 2016-17 con el argentino Jorge Sampaoli en el banquillo, como destacó en su web el club hispalense.

Además, el Sevilla presenta números incontestables a domicilio, pues ha vencido en doce de sus últimas catorce salidas entre todas las competiciones, un dato que refleja la fortaleza de un equipo muy difícil de doblegar y que, con la prudencia obligada, aún puede dar alguna que otra sorpresa en esta atípica temporada. EFE

20210223 https://www.diariolibre.com

Temas

Deportes

+ Leídas