Serbia admite que la discriminación de los gitanos es uno de sus problemas

Belgrado, 8 abr (EFE).- La ministra de Derechos Humanos y de Minorías de Serbia, Gordana Comic, ha admitido este jueves que la discriminación de los gitanos es uno de los mayores problemas de su país, donde persisten grandes prejuicios contra los romaníes.

'Es más difícil romper el átomo que los prejuicios en la mente humana', declaró Comic, citada por la agencia local Tanjug, con motivo de celebrase hoy el Día Internacional del Pueblo Gitano.

En este contexto, criticó el que existiese la 'costumbre' entre muchos de sus conciudadanos de tratar a los gitanos como si valieran menos que los demás, algo que considero uno de las mayores problemas de Serbia.

Tras pedir el respeto a las leyes que prohíben la discriminación, Comic anunció que su ministerio abrirá una web donde se recopilarán 'historias personales' de conciudadanos gitanos y sus problemas, 'que deberá oír cada ciudadano de Serbia'.

También dijo que habrá esfuerzos para lograr que más miembros de esa comunidad sean abarcados por el próximo censo de la población, que se prevé para otoño de 2022.

En Serbia, según datos oficiales, viven unos 150.000 gitanos, en torno al 2 % de la población total, pero se estima que la cifra real ronda los 500.000.

'La pobreza es el mayor problema de la población romaní', declaró a Efe Mirjana Lukovic, activista de 'Praxis', una ong defensora de los derechos humanos.

'Aquí cuando se dice gitano de repente se piensa en la pobreza y los prejuicios', dijo Lukovic, y lamentó que no se piensa 'en la rica cultura o el espíritu alegre' de los romaníes.

Indicó que esos y otros problemas, como la discriminación, trabajos mal pagados y en la economía informal, así como un escaso nivel de educación se han vuelto aún más visibles durante la pandemia de la covid-19.

Muchos de los serbios gitanos carecen de documentos de identidad, lo que les impide acceder a la protección social y las ayudas financieras que el Estado proporciona a la población durante la crisis sanitaria.

Según Lukovic, aunque ha habido progresos en los años pasados para mejorar la situación de la población gitana, en Serbia queda aún mucho por hacer, sobre todo en el área de la educación.

La pandemia ha puesto de relieve la gravedad de la marginación de la población gitana, en especial de los muchos que viven en asentamientos informales sin agua potable ni electricidad.

Según una investigación de la ONG Opre Roma publicada en febrero, el 55 % de ciudadanos de esas zonas informales no tenían acceso al agua potable ni electricidad, un 5 % más que antes de la pandemia.

El 70 % de la población romaní vive en 593 asentamientos de este tipo. Un 38 % no tiene acceso a agua potable.

La ONG estima que la tasa de desempleo entre los gitanos se sitúa en torno al 80 %. EFE

20210408 https://www.diariolibre.com

Temas

Sociedad

+ Leídas