Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
General

Shubenkov, rival de Ortega, llega a tiempo para JJOO tras escándalo de dopaje

Moscú, 27 jun (EFE).- El vallista ruso Serguéi Shubenkov, inmerso en un escándalo de dopaje del que fue absuelto esta misma semana, llegará a tiempo a los Juegos Olímpicos de Tokio en calidad de atleta neutral.

Shubenkov, campeó europeo y mundial, fue apartado en enero pasado después de dar positivo un mes antes por acetazolamida, un diurético que se utiliza para ocultar el consumo de sustancias prohibidas.

El golpe para el atletismo ruso fue brutal por inesperado. Junto a otras dos campeonas mundiales, María Lasitskene en altura y Anzhélika Sídorova en pértiga, Shubenkov había sido en los últimos años un abanderado del atletismo limpio y uno de los más críticos con la Federación Rusa de Atletismo (FRA) por su connivencia con el dopaje.

UN CALVARIO CON FINAL FELIZ

Él defendió desde un principio su inocencia, pero, a la vista de los antecedentes en el atletismo ruso, la prensa rusa le crucificó. El tiempo le dio la razón.

La Unidad de Integridad del Atletismo (UIA) anunció el 22 de junio que el vallista ruso no había cometido ninguna infracción, después de que un tribunal disciplinario admitiera que el caso era 'verdaderamente excepcional'.

La explicación es que Shubenkov ingirió involuntariamente los residuos de una medicación utilizada para el tratamiento de su hijo de tres meses.

Esas 'minúsculas partículas' del fármaco incluido en la lista de la Agencia Mundial Antidopaje quedaron en la cocina y fueron la causa del positivo del atleta.

Era el fin del calvario. La presidenta en funciones de la Federación Rusa de Atletismo (FRA), la legendaria Irina Priválova, también respiraba aliviada. Pero aún quedaba el último paso.

Anoche, World Athletics incluía a Shubenkov en la nueva lista de atletas rusos que pueden competir a nivel internacional, de los que la FRA deberá seleccionar 10, el máximo permitido por el máximo organismo del atletismo mundial.

Priválova debe remitir esa lista esta semana al Comité Olímpico Ruso (COR), aunque la prensa rusa ya ha filtrado los nombres que la integrarán.

Entre ellos figura Shubenkov, además de Lasitskene, Sídorova, Ivaniuk o Klíshina, la única atleta rusa que compitió en los Juegos de Río 2016.

TOKIO, OBJETIVO MEDALLA

Shubenkov, que tiene ya 30 años, ha perdido un tiempo precioso de preparación debido al escándalo de dopaje, pero en el campeonato nacional ruso demostró que ha vuelto por sus fueros.

Ganó sin apenas esfuerzo la final con varios metros de ventaja sobre sus perseguidores. En las semifinales, pese a dejarse llevar al final, marcó unos más que decentes 13,24 segundos.

'13,24 sin sprint final', escribió el propio atleta en las redes sociales.

Esa marca es la decimocuarta mejor de la temporada en los 110 metros vallas, aunque aún está lejos de los 12,81 segundos que el estadounidense Grant Holloway marcó el sábado durante las pruebas de selección olímpica (Trials), a una centésima del récord mundial.

El ruso se batirá en Tokio con otros grandes atletas jamaicanos y europeos, como es el caso del subcampeón olímpico, el español Orlando Ortega.

JJOO, UN DRAMA FAMILIAR

Shubenkov dio las gracias en Instagram a todos aquellos que le apoyaron en estos difíciles meses y, especialmente, a los que creyeron en él hasta el último momento.

Los Juegos Olímpicos son muy importantes para la familia del campeón europeo de los 110 metros vallas al aire libre en Helsinki 2012 y Zúrich 2014, y en pista cubierta en Gotemburgo 2013; y oro mundial en Pekín 2015, plata en Londres 2017 y bronce en Moscú 2013.

Serguéi se encontraba en plenitud en 2016 y era uno de los grandes favoritos al oro en Río, pero el dopaje de Estado excluyó al equipo de atletismo ruso al completo, con la excepción de Klíshina, que entrenaba en EEUU. Grandes como la zarina de la pértiga, Yelena Isinbáyeva, también se quedaron fuera.

Si tampoco hubiera podido competir en Tokio, la doble exclusión olímpica hubiera sido un auténtico drama familiar para los Shubenkov.

Y es que su madre, Natalia Shubenkova, plata en los Europeos de Stuttgart (1986) en heptatlón, se perdió los Juegos en Los Ángeles 84 por el boicot comunista. EFE

Fehaciente, fidedigno y fácil. Agencia de noticias multimedia en español.