Sudáfrica reabrirá sus fronteras el 1 de octubre tras medio año cerradas

Johannesburgo, 16 sep (EFE).- El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, anunció hoy una nueva flexibilización de las medidas de lucha contra la COVID-19 y la reapertura, tras medio año cerradas, de las fronteras del país a partir del próximo 1 de octubre, si bien los Estados más afectados por la pandemia permanecerán excluidos.

'Hemos superado una feroz y destructiva tormenta', aseveró el jefe de Estado sudafricano durante un discurso televisado a la nación.

Con los números de nuevos contagios en claro declive y una tasa de recuperación cercana al 90 %, Ramaphosa anunció que el país está listo para pasar a la última fase de desconfinamiento y aproximarse a lo que será la 'nueva normalidad' durante el tiempo en el que haya que convivir con el coronavirus.

La flexibilización de las restricciones incluye, entre otros, una reducción del toque de queda a partir del próximo lunes (quedará limitado al horario entre la medianoche y las 04.00 horas de la madrugada), una ampliación de los aforos permitidos en eventos y reuniones y la ampliación de los límites de venta de alcohol.

Pero, especialmente, este nuevo paso de desconfinamiento traerá la reapertura de las fronteras -tanto para viajes de negocios como para el turismo- tras medio año cerradas.

La reapertura, sin embargo, se hará 'gradual y cuidadosamente', según precisó el presidente.

Eso implica que se excluirá a los procedentes de los países más golpeados por la pandemia, si bien la lista de restricciones no se dará a conocer hasta las próximas semanas.

En cualquier caso, los viajeros que lleguen a Sudáfrica deberán presentar un comprobante de prueba negativa de COVID-19 realizada en las 72 horas precedentes al viaje. De no poseerla, se les aplicará cuarentena obligatoria pagada de sus propios bolsillos.

Ramaphosa también anunció que el país está listo para reforzar el rastreo y testeo para evitar una segunda ola, algo que sería 'devastador' para un país que ahora debe hacer frente a la titánica tarea de levantar su pulverizada economía.

Durante el segundo trimestre de 2020, en coincidencia con el confinamiento duro, el Producto Interno Bruto (PIB) del país -que ya venía en recesión desde antes- se estuvo contrayendo un 51 %, de acuerdo a las estadísticas oficiales.

En este sentido, Ramaphosa explicó que el Ejecutivo trabaja en un plan de reconstrucción.

Hasta la fecha, Sudáfrica registró 653.444 casos, con 15.705 muertos y 584.195 personas ya recuperadas.

En las semanas en las que atravesó sus máximos epidémicos (entre junio, julio y agosto), el país no solo llegó a acumular más de la mitad de todos los contagios registrados en África, sino que se colocó como la quinta nación con más casos positivos del mundo.

El Ministerio de Salud sudafricano, sin embargo, cree que el número de contagios reales en el país es mucho más alto.

Los primeros datos de los estudios de presencia de anticuerpos apuntan a que los contagios reales podrían ascender a 12 millones (un 20 % de la población), con un altísimo porcentaje de casos asintomáticos y no detectados.

Ramaphosa completó su discurso de esta noche con una nueva llamada a los sudafricanos para acabar con la lacra de la violencia de género y, en una nota más positiva, con una invitación a sus compatriotas a celebrar las buenas noticias para el país bailando la canción sudafricana 'Jerusalema' (de Master KG), convertida en un éxito viral internacional durante esta pandemia. EFE

20200916 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas