Tres horas y 11.000 euros para exhumar a Franco con 'discreción'

Alida Juliani

Madrid, 11 oct (EFE).- Alrededor de tres horas se invertirán en exhumar al dictador español Francisco Franco de la sepultura del complejo monumental de El Valle de los Caídos, un proceso que se hará, según el Gobierno socialista español, con 'total discreción' y supondrá un coste de 11.000 euros.

Será en un plazo de 14 días como máximo, probablemente entre el 19 y el 22 de octubre, aunque la fecha no está aún cerrada, explicó este viernes el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que sin embargo ha ordenado cerrar desde mañana sábado el acceso público a la basílica.

La exhumación del general que gobernó España desde 1939 a 1975 se llevará a cabo con 'total discreción y absoluto respeto a los restos y a la familia', que se ha opuesto en todo momento al proceso y que será avisada 48 horas antes para que puedan asistir si lo consideran oportuno.

Tampoco tendrán acceso al momento en sí los medios de comunicación, aunque el Ejecutivo español ha garantizado que se habilitarán espacios públicos para la toma de imágenes con el fin de que se respete el derecho a la información en este momento histórico.

En cualquier caso, el día que finalmente se haga, será una empresa contratada por Patrimonio Nacional, organismo estatal dedicado al cuidado y mantenimiento de los bienes históricos españoles, la encargada de llevar a cabo las labores de extracción de féretro.

El dictador español, que fue embalsamado, está enterrado a 1,26 metros de profundidad y su tumba fue forrada con una aleación de plomo y zinc. Nueve canteros colocaron encima, en apenas unos minutos, una losa de 1.500 kilos y 20 centímetros de grosor.

Según un informe de Patrimonio Nacional, la exhumación se hará en dos fases y la zona de trabajos estará rodeada por biombos para asegurar la intimidad del proceso.

Para la elevación de la lápida, en la primera fase, se necesitará una grúa y previamente se introducirán unos rodillos debajo de la losa para poder desplazarla y extraer finalmente el féretro de la fosa mediante cuerdas o cables.

La segunda fase consistirá en el llenado de la fosa con ladrillos y cemento y el sellado final con baldosas similares a las de la basílica.

Para todo ello se estima que sean necesarias unas tres horas.

En todo ese proceso estarán presente la ministra española de Justicia, la socialista Dolores Delgado, en calidad de notaria mayor del Reino, los operarios encargados y la familia, que si así lo desea podrá celebrar una ceremonia religiosa, según ha precisado el Gobierno.

EL TRASLADO A EL PARDO

No se saben muchos detalles de cómo podrían ser trasladados los restos del dictador desde el Valle de los Caídos hasta el cementerio de El Pardo, separados por unos 60 kilómetros.

Según las últimas informaciones, el Gobierno español no descarta hacerlo en helicóptero para evitar manifestaciones de grupos de ultraderecha o atascos que pudieran evitarlo, aunque esta opción no está confirmada.

Sin embargo, la premisa del Ejecutivo de Pedro Sánchez es que se haga de la forma 'técnicamente más segura y lo menos incómoda posible para los ciudadanos'.

CÓMO SERÁ SU NUEVA TUMBA

El general Franco será enterrado en la cripta del cementerio de El Pardo construida para panteón de su familia, donde hay una sepultura con su nombre que lleva lustros vacía.

Su sepulcro está en el sótano de la cripta, con capacidad para una decena de sepulturas, una de las cuales tiene inscrito desde hace muchos años su nombre, según explicó en una entrevista con Efe Gabino Abánades, director de los servicios funerarios de Madrid durante 18 años y el hombre que dirigió el enterramiento de Franco en el Valle de los Caídos.

En El Pardo sólo descansan los restos de la esposa del dictador, Carmen Polo, desde 1988.

Según Abánades, una de las pocas personas ajenas a la familia Franco que ha podido pisar la cripta, su interior es 'austero', sin rastro de símbolos franquistas; solo hay en el techo la expresión 'Yo soy el Alfa y la Omega' que aparece en la Biblia.

El camposanto, situado sobre terrenos de Patrimonio Nacional cedidos a la empresa municipal de servicios funerarios, fue un regalo del entonces alcalde de Madrid Carlos Arias Navarro a Franco y su familia en los años 60 del siglo XX.

En él reposan también los restos del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo (1981-1961). EFE

20191011 https://www.diariolibre.com

+ Leídas