Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Sociedad
Sociedad

Ucrania vuelve a autoriza turismo a Chernóbil bajo restricciones sanitarias

Moscú, 29 may (EFE).- Ucrania volvió a autorizar el acceso de turistas a la zona de exclusión de la antigua central nuclear de Chernóbil bajo estrictos controles sanitarios, informó hoy el servicio de prensa de la Agencia Estatal para la Gestión de la Zona de Exclusión (DAZV, por sus siglas en ucraniano).

La zona estuvo cerrada debido a la pandemia del nuevo coronavirus y la reapertura condiciona las visitas a un conjunto de estrictas normas sanitarias.

Las condiciones obligatorias para acceder a la zona de exclusión son la medición de temperatura antes de abordar el autobús y después en el puesto de control Dityatki, el uso de mascarillas o respiradores, guantes desechables y geles antisépticos para las manos, además del distanciamiento social.

Las personas que tengan una temperatura corporal superior a los 37,2 grados o síntomas de enfermedades respiratorias no podrán acceder a la zona.

Si durante el control de temperatura se detecta a alguien que no cumpla las condiciones de admisión, se prohibirá la entrada de todo el grupo.

Además, mientras dure la cuarentena 'flexible' anunciada por las autoridades ucranianas, solo se abrirá una ruta de las 21 aprobadas, que partirá del poblado Zalesie e incluye las ciudades de Chernóbil y Pripiat, la instalación Chernobil-2, el poblado de Kopachi y el mirador de la antigua central nuclear.

Los grupos de excursionistas no podrán tener más de diez personas.

La zona de exclusión de unos 30 kilómetros alrededor de la central atómica ucraniana de Chernóbil, donde hace más de tres décadas tuvo lugar la mayor catástrofe nuclear de la historia, centra la atención de gran cantidad de personas y ha registrado hasta más de 75.000 visitas en un año.

De acuerdo con evaluaciones oficiales, la explosión ocurrida en la madrugada del 26 de abril de 1986, esparció hasta 200 toneladas de material con una radiactividad de 50 millones de curies, equivalente a 500 bombas atómicas como la lanzada en Hiroshima.

La radiación continúa afectando a miles de habitantes de Bielorrusia, Ucrania y Rusia, donde se halla el 70 % de los casi 200.000 kilómetros cuadrados de terrenos contaminados. EFE

TEMAS -

Fehaciente, fidedigno y fácil. Agencia de noticias multimedia en español.