Uganda incauta 200 kilos de escamas de pangolines, animal muy amenazado

Kampala, 22 may (EFE).- Las autoridades de Uganda han incautado 200 kilogramos de escamas de pangolín que podrían pertenecer a más de 600 ejemplares de este animal, uno de los más amenazados del planeta, según confirmaron hoy a Efe fuentes de la operación de incautación.

'Es una operación muy importante. Para conseguir esa cantidad de escamas, los furtivos debieron matar a al menos 600 pangolines', dijo este viernes a Efe Vincent Opyene, uno de los investigadores involucrados en la operación.

La policía, además, arrestó este jueves a dos ciudadanos congoleños y un ciudadano ugandés, todos residentes de la ciudad ugandesa de Arua (oeste).

Los detenidos serán trasladados de inmediato a Kampala, la capital de Uganda, donde comenzará su juicio, en el que se pueden llegar a enfrentar a la cadena perpetua.

Las autoridades ugandesas no pueden compartir todos los detalles de la operación porque aún no ha terminado, pero los servicios de inteligencia creen que los materiales incautados proceden de un almacén mucho más grande, escondido en la República Democrática del Congo (RDC).

Las investigaciones están dirigidas por la policía de Uganda, la Autoridad para la Vida Salvaje de Uganda (UWA) y la Red para la Conservación de los Recursos Naturales (NRCN), una ONG dedicada a examinar el contrabando de animales.

LOS PANGOLINES, LOS ANIMALES MÁS TRAFICADOS

Los traficantes querían mandar sus capturas a China o a Vietnam, donde muchos creen que las escamas de pangolines disminuyen los llantos de los bebés y curan el estrés, la fiebre palúdica o la sordera, entre otras enfermedades.

Los pangolines, unos mamíferos nocturnos que se enroscan sobre sí mismos cuando perciben algún peligro creando una bola acorazada por sus escamas, se han convertido en los animales más traficados del mundo y suponen el 20 % del tráfico internacional de fauna salvaje.

Hay ocho especies de pangolines en Asia y África y todas están en peligro de extinción o son vulnerables a la desaparición a causa de la caza furtiva, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Para Opyene, esta operación es una prueba de que ni siquiera la reducción de los desplazamientos internacionales por la COVID-19 ha detenido el tráfico ilegal de animales, un negocio que genera de 7.000 millones a 23.000 millones de dólares cada año, según el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF).

En el mercado negro de China, un kilo de escamas de pangolín cuesta alrededor de 600 dólares, según la Fundación para la Vida Salvaje de África (AWF).

En los últimos años, como las poblaciones asiáticas de pangolines han disminuido tanto que están a punto de desaparecer debido a las cacerías masivas, los traficantes internacionales se han trasladado a África.

'Esta incautación es una buena noticia porque los traficantes están detenidos, así que estamos mandando un mensaje fuerte a los demás', dijo Opyene, quien agregó: 'Pero, por otro lado, es triste comprobar que algunas personas siguen matando a los animales salvajes para conseguir beneficios individuales y egoístas'. EFE

20200522 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas