Verdes lanzan a Baerbock a la Cancillería, líder de la 'libertad con normas'

Gemma Casadevall

Berlín, 11jun (EFE).- Los Verdes alemanes abrieron el congreso que deberá lanzar a la Cancillería a su líder, Annalena Baerbock, representando lo que califican de 'libertad con normas', pero necesitada de hacerse perdonar un par de deslices en lo que parecía un ascenso sólido al poder.

'Quien protege el clima, protege la libertad', proclamó el copresidente del partido, Robert Habeck, en su saludo de apertura ante los delegados que, de forma virtual, seguirán los tres días de debates. 'Tenemos la candidata que Alemania necesita para un cambio realista y verde', aseguró; algo que debe conseguirse en las elecciones generales de septiembre, tras las cuales Angela Merkel dejará el poder.

Habeck admitió los 'errores' revelados estos días, que han hecho que del 'fulgurante ascenso' que acompañó a la designación de Baerbock, en marzo, haya caído a la segunda posición en intención de voto, tras el bloque conservador de la canciller.

Dichos errores -entre ellos, la tendencia a embellecer el curriculum de Baerbock- han sido profusamente mediatizados. 'Nosotros no somos el partido de los que ocultan sus errores', afirmó, sino de quienes luchan 'por la justicia social y por la defensa medioambiental'.

Baerbock se someterá este sábado a su ratificación por su partido, después de haber admitido en los medios sus culpas. Han sido varios sus tropiezos, tras una designación que parecía una jugada perfecta.

El bloque conservador de Merkel estaba entonces enredado en su pelea entre el centrista Armin Laschet y el derechista Markus Söder. Los verdes dieron una lección de armonioso consenso a favor de la copresidenta.

El carismático Habeck renunció entonces a ser él el candidato. Juntos anunciaron esa decisión, así como su determinación de luchar por un relevo verde en el poder.

Los sondeos se dispararon a favor de Baerbock, mientras el agrio pulso conservador se resolvió a favor de Laschet.

Al frente de la Unión Cristianodemócrata (CDU) desde enero, Laschet había sufrido ya un doble tropezón en las primeras regionales del año, en Renania Palatinado y Baden-Württemberg (suroeste del país). Su partido quedó bajo mínimos, mientras socialdemócratas y verdes salían reforzados.

Saltaron entonces un par de deslices que minaron la credibilidad de Baerbock. Primero, tuvo que corregir su declaración ante el Bundestag (Parlamento), porque no incluía unos ingresos del partido; luego surgieron imprecisiones en su curriculum académico y profesional, lo que en Alemania no es un asunto menor.

A los Verdes, que suelen exigir máxima transparencia al conjunto del ámbito político y económico, este tipo de errores no se les perdona. Pero al margen de los problemas de credibilidad, lo que está fuera de duda es que políticamente siguen pinchando en el este, por lo que cuesta imaginárselos gobernando todo el país.

En la siguiente ronda de regionales, en Sajonia-Anhalt, en el este, la CDU se disparó por encima del 37 %, seguida de la ultraderecha, con un 20,8 %, mientras los Verdes quedaban en sexta posición, con un 5,8 %.

Paso a paso, el bloque conservador ha recuperado el liderazgo en intención de voto -un 28 %, según el sondeo de la primera cadena, ARD- mientras que los Verdes cayeron al 20 %.

Siguen aventajando a los socialdemócratas, terceros con un 15 %. Numéricamente es aún posible el relevo en el poder con Baerbock al frente de un tripartito, tal vez apuntalado en el Partido Liberal (FDP).

LUCHA CLIMÁTICA CONTRA EXPERIENCIA DE GOBIERNO

El cambio climático es la principal preocupación del ciudadano, según el citado sondeo de la ARD. La incertidumbre por la pandemia ha pasado a un segundo lugar, ante el descenso continuado de la incidencia de contagios y una vacunación acelerada.

Esto teóricamente favorece a los Verdes. Pero las regionales de este año, en tres 'Länder' muy distintos, tuvieron como denominador común la reelección de políticos muy rodados, con dos legislaturas tras de sí. En Renania Palatinado ganó la socialdemócrata Malu Dreyer; en Baden-Württemberg el verde Winfried Kretschmann, y en Sajonia-Anhalt el conservador Reiner Haseloff.

La experiencia de gobierno es un puntal en Alemania. Baerbock, diputada en el Bundestag (Parlamento federal) desde 2013, no la tiene. Y el ansia de cambio que la impulsaba hace apenas un mes parece haberse diluido, al menos momentáneamente. EFE

20210611 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas