Incendios bajo tierra que emergen al exterior

En los dos últimos años grandes incendios han hecho saltar todas las alarmas en el Amazonas, Centroamérica, Sudeste de Australia y hasta en el Ártico, fuegos que han arrasado millones de hectáreas y que permanecían tranquilos en el interior de la tierra, hasta que el cambio climático y la subida de las temperaturas han hecho que rujan en el exterior.

Daniel Moya es profesor e investigador del Departamento de Producción Vegetal y Tecnología Agraria de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y explica a EFE cuál es el funcionamiento de los grandes incendios que duermen durante los meses de invierno para resurgir y cuya periodicidad para producirse se ha acortado en el tiempo y se han hecho más indómitos.

“Bajo el suelo y en ciertas zonas del planeta, hay una gran acumulación de materia orgánica, zonas de turberas que tienen mucha humedad y donde se producen los llamados incendios subterráneos”.

Incendios zombies

“En el Ártico, éstos han aguantado todo el invierno, quedando como incendios latentes que resurgen con el deshielo, de ahí que en algunos ámbitos se conozcan como incendios zombies. Éstos, como no necesitan de oxígeno directamente, lo que hacen es que producen el calentamiento de la materia orgánica subterránea y cuando se producen altas temperaturas en la superficie, se manifiestan al exterior generando incendios”, indica Moya.

Desde hace unos años, estos incendios latentes se han podido detectar a través de las imágenes de Copérnicus, el Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea, que hace barridos por todo el mundo y tiene, entre otros, un servicio de información y análisis sobre Gestión de Emergencias, como riadas, tormentas de arena y, en este caso, también incendios, que se han podido mostrar y cuya magnitud solo había sido reconocido por los servicios forestales de unos pocos países.

Según el investigador, “estos incendios bajo suelo tienen un poder calórico bastante alto y una vez que en la parte superficial la temperatura se eleva la turba subterránea se seca, vuelve a estar el combustible en superficie disponible y hace que el calor latente se convierta en ignición y aparezca llama, de esta manera vuelven a mostrarse como incendios sobre el suelo, saliendo a superficie”.

“En la zona del Ártico, el pasado junio de 2020, ha sido especialmente caluroso –señala Daniel Moya- porque se encontraba con unos valores de 38 grados, 20 grados más de lo que suele estar por esa época, y en Siberia las temperaturas primaverales han alcanzado 10 grados más por encima de la media, además el periodo estival de 2019 dejó doce millones de hectáreas calcinadas y muchos de esos incendios se declararon extintos con la llegada de la nieve”.

Imagen captada del que podría ser el incendio más septentrional detectado en los últimos años, según Copérnicus, en el Círculo Polar Ártico siberiano.
Imagen captada del que podría ser el incendio más septentrional detectado en los últimos años, según Copérnicus, en el Círculo Polar Ártico siberiano. ( )

El servicio forestal en Alaska había advertido que muchos de estos incendios de verano habían quedado bajo suelo para volver a aparecer 6 o 7 meses después en los mismos sitios. ”Los incendios forestales en el hemisferio norte se concentran durante el verano, pero en estos casos se mantiene bajo el suelo durante muchos meses”, señala Moya.

“Es una tónica que se está viendo en muchos sitios del mundo donde existe clásicamente un régimen de incendios que se producen en la época en que las temperaturas suben y la vegetación está disponible para arder. Concretamente en la zona del Ártico, que está en el Polo Norte, es una zona en la que sube hasta una media de 20 grados en la época estival, pero históricamente los incendios eran muy pequeños y quemaban poca superficie, teniendo periodos de retorno de hasta 200 años”.

Cambios cuantitativos de los incendios

Los gráficos del programa Copérnicus, publicados desde 2003, muestran una medición de emisión de radiación de calor 20 veces más alta en los dos últimos años que en el periodo entre 2003 y 2018. ”Esta situación demuestra que está habiendo un cambio cuantitativo de los incendios que se producen”, indica el investigador.

Según Daniel Moya, “los sistemas de prevención no están preparados para ese régimen de incendios, además de lo que puede suponer para la Humanidad, por la cantidad de CO2 que están emitiendo y hace que esas zonas (vegetación) que generalmente están secuestrando carbono se conviertan en emisores del carbono atmosférico, lo que acelera las dinámicas de cambio climático”.

De esta forma “se crea un ‘feed back’ (retroalimentación) que genera una sinergia que acelera el proceso, produciéndose oxidación de la materia orgánica que estaba congelada bajo el suelo que emite gases tóxicos a la atmósfera, procedentes de los compuestos que llevan enterrados miles de años y que pueden contener toxinas. Nos ha creado la incertidumbre de lo que pueda llegar a salir al exterior”, argumenta el investigador.

Toxinas que pueden dar la vuelta al mundo

“Estas nubes de humo, cargadas de toxinas pueden llegar a dar la vuelta a todo el mundo. Es un problema global de contaminación difusa”.

Antes los incendios se producían solamente en el momento en que estaba la vegetación disponible como combustible, un periodo muy corto al año. “Ahora, al ser las temperaturas mayores, al estar menos tiempo el hielo en la superficie, la vegetación está más tiempo disponible para ser quemada, por lo que en la actualidad son más en cantidad, más grandes, de mayor intensidad y se amplía el periodo de riesgo de incendio más tiempo a lo largo del año”, explica Moya.

Los mayores problemas que surgen para el planeta se encuentran en la liberación de carbono de zonas que siempre han sido receptoras, que siempre han secuestrado gases invernadero y que se convierten de repente en emisores. “Ahí es donde se encuentra la retroalimentación y aceleración del cambio climático”, subraya el investigador.

Moya afirma que “prácticamente todas las zonas del mundo están expuestas a estos incendios con el cambio climático, aunque con el incremento de las temperaturas no se va a producir en todos los sitios de manera homogénea. Por ejemplo, los periodos de sequía aumentaran considerablemente en la Cuenca Mediterránea y por mucho que tengamos buenos equipos de extinción, éstos no van a ser capaces de apagar estos inmensos fuegos desatados por eventos extremos de sequía, afectando especialmente a las zonas con falta de manejo forestal ”.

Paisaje postincendio, en 2017, en la localidad de Yeste, situada en la comarca de la Sierra de Segura, en la provincia de Albacete, comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, que fue seguido por el equipo de la UCLM.
Paisaje postincendio, en 2017, en la localidad de Yeste, situada en la comarca de la Sierra de Segura, en la provincia de Albacete, comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, que fue seguido por el equipo de la UCLM. ( )

Además, ahora ha surgido una situación nueva como es la COVID-19, con la que se han tenido que implementar nuevos medios de actuación. Por ejemplo, indica Moya, “en el caso de los incendios de Alaska, estaban teniendo problemas para salir a controlar los incendios porque había que someterse a las medidas sanitarias impuestas, así los camiones tenían que llevar menos personal y guardar el distanciamiento social entre los servicios forestales de extinción para asegurar o reducir el riesgo de contaminación y salud”.

Por eso, la capacidad de enfrentarse a un conato de incendio para su extinción puede verse reducida a la hora de cumplir todas estas normativas de sanidad que nos ha traído la pandemia del coronavirus.

Gestionar nuestro entorno para reducir riesgos

Pero, también el investigador de la UCLM considera que, “habría que gestionar nuestro entorno de manera territorial, gestionar paisajes resilientes implementando medidas de prevención, que además de reducir el riesgo de que pueda haber un nuevo gran incendio, aminoraría sus efectos negativos en caso de producirse. La falta de población en el medio rural reduce el aprovechamiento y cuidado de nuestro paisaje agroforestal aumentando también el riesgo de que esto se reproduzca con frecuencia”.

Para reducir estos incendios, Daniel Moya, aconseja “ implementar algunos usos tradicionales ya perdidos o devaluados como la ganadería extensiva, el uso de biomasa forestal y el mantenimiento productivo de nuestros bosques, con medios que fomenten la reducción del riesgo y mejoren la posibilidad de regeneración natural”.

Daniel Moya concluye que “debería aplicarse la restauración solo allí donde realmente es necesario, de manera que la biodiversidad que buscamos preservar no se convierta en una alta carga de combustible potencialmente explosivo, causa de los grandes megaincendios”.

Por Isabel Martínez Pita.

+ Leídas