La historia de un permiso para un hotel en zona protegida

Conflicto por el proyecto hotelero de Globalia en República Dominicana

Esta semana Juan José Hidalgo (Pepe Hidalgo), presidente de Globalia y dueño del proyecto hotelero Leaf Bayahibe, inició el proceso de “desmonte” en la parcela 24-A dentro del área protegida Guaraguao-Punta Catuano, catalogada como Área de Recreo, según la Ley Sectorial de Áreas Protegidas del 2004.

Es una zona protegida que colinda con el Parque Nacional Cotubanamá y ambas formaban parte del antiguo Parque del Este.

Pepe Hidalgo en un audio publicado por un medio nacional el 22 de enero, arremete contra ambientalistas dominicanos por la denuncia de la supuesta ilegalidad del proyecto que aseguran viola la Ley 64-00 sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Trabajadores durante el desmonte de la parcela 24-A el 21 de enero de 2020.
Trabajadores durante el desmonte de la parcela 24-A el 21 de enero de 2020. ( )

Hidalgo se defiende con el argumento de que posee un certificado del Ministerio de Medio Ambiente de que su propiedad está fuera del área protegida y un decreto del presidente Hipólito Mejía que autoriza su proyecto hotelero.

El decreto de Hipólito

En un artículo del periódico Hoy con fecha 11 de febrero de 2004 se publicó la comunicación enviada a Pepe Hidalgo el 14 de enero de 2004 por el entonces presidente Hipólito Mejía, quien otorgó el permiso para la construcción del Gran Palace Bayahibe Beach Resort. Pocos días después, el 23 de enero, mediante el oficio número 61, dirigido al general de brigada Luis Rodr[iguez Florimón, se ordenaría la protección al empresario español para tomar posesión de la parcela 24-A.

“Como no escapará a su entendimiento, a tono con una definida política de promoción y desarrollo del turismo que desde sus inicios ha sido rasgo identificatorio de la administración que me honro en presidir, en fecha 26 de septiembre del año 2000 tuve a bien emitirle el decreto número 850-00, que excluye la parcela 24-A del Distrito Catastral número 10 segunda, del municipio de Higüey, de las declaratorias de utilidad pública y de parque nacional contenidas respectivamente en los decretos 722 de fecha 4 de abril de 1975 y 1311 de fecha 16 de septiembre del mismo año.

En ese mismo respecto, me complace igualmente, comunicarle que en esta fecha le autorizo al inicio de los trabajos de construcción del proyecto correspondiente para que el proyecto denominado Gran Palace Beach Resort patrocinado por la razón social bajo su rectoría conforme a la legislación que rige la materia y aprobado por la Secretaría de Estado de Turismo, se pueda desarrollar exitosamente en la región Este de nuestro país”, expresó Hipólito Mejía en la carta.

Dentro del recuadro amarillo se puede ver el área de recreo Guaraguao-Punta Catuano que fuera separada de lo que hoy es el Parque Nacional Cotubanamá. El punto rojo marca la zona de la parcela 24-A.

La historia de un permiso para un hotel en zona protegida

La certificación en tiempos de Leonel

Durante el primer mandato del entonces presidente Leonel Fernández (1996-2000), Omar Ramírez fungía como director de Áreas Protegidas. Pepe Hidalgo estaba interesado en adquirir la parcela 24-A, la cual pertenecía a la empresa Corsario, que a su vez la había adquirido de otros propietarios a través de procedimientos de compra y venta.

El entonces director de Áreas Protegidas emitió un certificado que hacía constar que la parcela estaba fuera del Área Protegida.

Globalia cerró en octubre del 2000 la compra de la parcela 24-A del distrito catastral 10 del municipio de Higüey por 3,7 millones de dólares, un terreno de más de 240,000 metros cuadrados perteneciente a entonces Parque Nacional del Este.

Pocos días después del decreto del presidente Hipólito Mejía:

DECRETO NÚMERO: 850-00

ARTICULO 1.- Queda excluida de la declaratoria de utilidad pública e interés social dispuesta mediante el decreto No. 722 del 4 de abril del 1975, y del área declarada Parque Nacional del Este mediante decreto No.1311 del 16 de septiembre del 1975, la parcela que se describe a continuación:

“Parcela No. 24-A, del Distrito Catastral No. 10/2da, del municipio de Higüey, sitio de Bayahibe, provincia La Altagracia, la cual tiene un área superficial de veinticuatro (24) hectáreas, sesenta y cinco (65) áreas, sesenta y nueve (69) centiáreas”.

ARTICULO 2.- Envíese al Administrador General de Bienes Nacionales, al Abogado del Estado, a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales y al Registrador de Títulos correspondiente, para su conocimiento y fines correspondientes.

DADO en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, a los veintiséis (26) días del mes de septiembre del año dos mil, años 157 de la Independencia y 138 de la Restauración.”

Según otro artículo del periódico Hoy con fecha 14 de febrero de 2004 el entonces procurador para la Defensa del Medio Ambiente, José Antonio Trinidad Sena, comenzó a investigar a la empresa Globalia que anunció sus planes para construir un hotel en área protegida.

El empresario español fue citado para comparecer ante el procurador, pero se hizo representar por la entonces ejecutiva local de Air Europa y Globalia en República Dominicana, Sonia Cambronero, y el abogado José Manuel Alburquerque Prieto.

Para entonces la Procuraduría para la Defensa del Medio Ambiente fue apoderada por el secretario de Estado Medio Ambiente para iniciar una investigación sobre el caso.

Además, el procurador solicitó al Abogado del Estado por ante el Tribunal de Tierras la suspensión del otorgamiento de la fuerza pública que autorizó en virtud del certificado de título que se le había depositado hasta tanto la Secretaría de Medio Ambiente tomara una decisión al respecto.

El entonces procurador argumentó que para reducir el área de un parque nacional era necesario una ley, haciendo referencia al decreto 850-00 del presidente Hipólito Mejía.

La Ley Sectorial de Áreas Protegidas del 2004.

El 30 de julio de 2004 fue promulgada dicha ley, que oficializaba la separación del Área de Recreo Guaraguao-Punta Catuano del entones Parque Nacional del Este, hoy Cotubanamá.

Mediante nota de prensa enviada por el entonces regidor (PLD) por el Distrito Nacional y exdirector de Parques Nacionales, Omar Ramírez, el PLD fijó posición sobre el tema del “desguace de las áreas protegidas para favorecer negocios depredadores de la biodiversidad dominicana”.

“En un funesto martes 13 para los recursos naturales, senadores del PRD aprobaron en primera lectura, el informe rendido por la Comisión Permanente de Recursos Naturales y Asuntos Ecológicos de esa cámara, del Proyecto de Ley Sectorial de Áreas Protegidas; así los senadores oficialistas dieron fiel cumplimiento al oficio No.334 del 14 de enero de este año del Poder Ejecutivo, que solicitaba al Congreso la exclusión de las parcelas 24-A y 20-A, del Distrito Catastral 10/2 de Higüey, las cuales son parte integral del Parque Nacional del Este, como se establece en el Decreto 1311 del 1975. Aunque ese proyecto había perimido en dos legislaturas, en la sesión de fecha 9 de marzo de este año fue reintroducido por la titular de dicha comisión, la senadora perredeísta por Santiago Rodríguez, Celeste Gómez”, expresó Ramírez.

Para Ramírez fue una manipulación infame la que hizo la comisión senatorial, al asignar nuevos límites al Parque Nacional del Este y otras áreas protegidas, como el Parque Nacional Jaragua, las Cuevas del Pomier, las Dunas de las Calderas, la Vía Panorámica Costa Azul y la Reserva Padre Miguel Fuertes o Bahoruco Oriental.

Según argumentó, en el proyecto de ley original la superficie terrestre del Parque Nacional del Este era de 430 kilómetros cuadrados, mientras que en el proyecto aprobado la superficie total alcanza los 510 kilómetros cuadrados, queriendo dar la impresión de que incrementaba el área del parque en 80 kilómetros cuadrados. Pero de área marina.

“El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), por intermedio de su Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, le expresa al País, que asume una posición militante conjuntamente con todas las organizaciones defensoras del medio ambiente y los recursos naturales, para que el Gobierno del PRD y el PPH no logren destruir el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, en beneficio de su grupo político, que con tanto esfuerzo le ha costado construir a la Sociedad Dominicana”, concluyó.

Para entonces, ambientalistas a través de los medios denunciaban que el empresario Pepe Hidalgo había influenciado para que se aprobara a su favor la Ley Sectorial del Áreas Protegidas.

Pepe Hidalgo reaccionaría a estas acusaciones negando ante los medios que el Gobierno de la República Dominicana le haya dispensado trato de favor al modificar la Ley General de Medio Ambiente y Recursos Naturales y recalificar de facto una parcela de su propiedad situada en el Parque Natural del Este. "Yo he sido la persona peor tratada de la isla. Soy un perjudicado. Allí todo el mundo está en contra de mí", expresó airado.

Greenpeace

A pocos días de entregar el poder Hipólito Mejía a Leonel Fernández en 2004, la organización medioambiental internacional Greenpeace, publicó un artículo sobre la situación del empresario español y el Parque Nacional del Este que tituló: “Juan José Hidalgo no cumple su promesa de renunciar a su proyecto hotelero en el Parque Nacional del Este”.

En el artículo, Greenpeace dice haber tenido acceso a un carta fechada el 4 de agosto en la que el apoderado especial de Globalia Dominicana S.A., por instrucciones expresas de Juan José Hidalgo Acera, solicitó permiso a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente para demoler la casa de la guardería del parque (Centro de Visitantes del Parque Nacional del Este).

Según la organización ecologista este hecho contradijo un anuncio realizado por Juan José Hidalgo, a principios del mes de julio de 2004, durante un almuerzo ofrecido por empresarios hoteleros españoles al presidente electo de la República Dominicana, Leonel Fernández, durante su visita a España.

La organización ecologista también tuvo acceso a varias cartas remitidas entre el 9 y el 11 de agosto por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales a Globalia en las que informa al grupo empresarial español que de persistir en su actitud de demoler el centro de visitantes del Parque Nacional violaría la legislación ambiental del país y recomienda reforzar la vigilancia de este sector con miembros de la policía ambiental para impedir que la compañía realice ningún tipo de actividad que degrade esta área protegida.

Asimismo, las autoridades ambientales reiteran que cualquier violación de la Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales por parte de Globalia Dominicana S.A. o cualquiera de sus representantes en la República Dominicana serán sometidos a la justicia por delito ambiental.

Según la nota de Greenpeace, la Secretaría de Estado de Cooperación del Gobierno español compartió la preocupación de la organización ecológica y aprovecharía la siguiente Comisión Mixta para expresar dicha preocupación.

“Greenpeace está tratando de fijar una reunión urgente con la Secretaría de Estado de Cooperación para exponerle la gravedad de los hechos protagonizados por esta empresa española con el fin de que se tomen las medidas oportunas para paralizar este proyecto”, concluyeron.

El regreso del PLD al poder

Ya con Leonel de regreso en el poder y Omar Ramírez como secretario de Medio Ambiente, en agosto de 2007, se ratifica la condición del Parque del Este.

"La posición de la Secretaría anterior y actualmente es que ahí están los terrenos de un parque nacional y deben ser respetados", declaró Ramírez ante Diario Libre.

Para el 2014 fue aprobado el proyecto de ley que aprobó el cambio de nombre de Parque del Este a Cotubanamá.

Según una fuente consultada por Diario Libre, uno de los opositores dentro del Ministerio de Medio Ambiente al proyecto de Globalia en el Parque del Este fue el viceministro de Áreas Protegidas, Daneris Santana, designado durante el tercer período de Leonel Fernández y ratificado en la posición durante el primer período de Danilo Medina.

Además de grupos ecologistas que manifestaron su oposición a cualquier intervención del empresario español dentro del área protegida.

Durante el periodo de Francisco Domínguez Brito como ministro de Medio Ambiente se emitió una resolución prohibiendo cualquier tipo de intervención dentro del Área de Recreo Guaraguao-Punta Catuano, basado en un informe de los asesores técnicos Adolfo López y Eleuterio Martínez sobre una solicitud de Globalia a través de una constructora para el proyecto hotelero en la parcela 24-A. Ambos asesores también son miembros de la Academia de Ciencias.

A principios de 2018 entregaron dicho informe a Domínguez Brito donde explican:

“En relación con la solicitud de la empresa Constructora Interamericana SRL para construir un hotel de 396 apartamentos con un total de 978 habitaciones, que suponen una superficie edificada de 123,200 metros cuadrados, sobre una parcela de 248,579 metros cuadradados, dentro del área protegida denominada Área Nacional de Recreo Guaraguao-Punta Catuano, debemos hacer las siguientes consideraciones:

El solar donde se pretende edificar el complejo hotelero se encuentra dentro de un área protegida denominada Área Nacional de Recreo Guaraguao-Punta Catuano. Esta unidad de conservación, además, forma parte del conjunto natural y cultural constituido por el Parque Nacional Cotubanamá (antes Parque Nacional del Este).

Parcela 24-A en el momento de la compra realizada por Globalia. Las estructuras corresponden al Centro de Recepción de Visitantes y las oficinas del Parque. Los objetos de conservación que contiene el área protegida Área Nacional de Recreo Guaraguao Punta-Catuano son los siguientes: arrecifes coralinos, praderas marinas, playa arenosa, arrecife costero bajo, dunas, vegetación costera, manglar, bosque latifoliado húmedo, humedales, conjunto cárstico con cavernas, dolinas y manantiales y restos arqueológicos prehispánicos.

Además de los que detallados anteriormente, se consideran objetos de conservación a todas las especies terrestres y marinas asociadas a los ecosistemas presentes dentro de la unidad de conservación que nos ocupa. Especialmente a las tortugas marinas que desovan en las playas, los manatíes que pastan en las praderas submarinas, los moluscos y crustáceos presentes en el arrecife costero, las aves marinas que anidan en la vegetación costera, las especies de mamíferos endémicos en peligro de extinción como la hutía y el solenodonte, etc.

Los ecosistemas presentes en el Área Nacional de Recreo Guaraguao Punta-Catuano, forman parte indisoluble de los ecosistemas presentes dentro del Parque Nacional Cotubanamá y de su interacción en condiciones prístinas depende la funcionalidad ecológica de ambas unidades de conservación.

Por este motivo, a pesar de que actualmente tengan denominaciones diferentes y categorías teóricas de conservación distintas, a efectos prácticos, ambas áreas protegidas constituyen una misma unidad de conservación y, por tanto, deben ser tratadas como conjunto ecológico y cultural uniforme a la hora de valorar las actividades que pueden realizarse en el seno de cualquiera de ellas”, explica el informe.

En base a esto, la resolución 0009-2018 prohíbe expresamente cualquier tipo de hoteles o apartamentos turísticos, construcción de infraestructuras no desmontables, camping, realizar fogatas, entre otras actividades dentro del Área de Recreo.

Image

El permiso de construcción

Según los grupos ambientales, Globalia aprovecharía la salida de Domínguez Brito del Ministerio de Medio Ambiente en abril de 2018 para solicitar el permiso de construcción que había sido denegado varias veces.

Denuncian que en octubre de 2019 el ministro de Medio Ambiente actual, Ángel Estévez, y algunos representantes de Globalia visitaron el terreno donde se construiría el proyecto, visita en la cual Estévez supuestamente dio permiso verbal para “marcar los puntos” del proyecto.

Esta información, aseguran, fue suministrada por una fuente interna del Ministerio, que admitió incluso que la empresa constructora intentó conseguir un permiso para “abrir una trocha” en la dirección provincial de Higüey del Ministerio de Medio Ambiente.

Para el 8 de noviembre, el Ministerio de Medio Ambiente convocaría, vía publicación de prensa, la vista pública del proyecto Leaf Bayahibe código 17823, en las instalaciones del hotel BeLive Canoa, propiedad de Pepe Hidalgo en Bayahibe.

En una comunicación enviada a Diario Libre por los grupos ambientalistas, explican que contactaron a una persona nativa de Bayahibe que participó en la única vista pública realizada para dar a conocer el proyecto. Esta dijo ser la única de esa comunidad que estuvo presente. También dijo que con la información presentada entendió que el proyecto iba a realizarse “entre los hoteles Canoa y el Cadaqués” y no en el área protegida. Envió una foto tomada a la presentación en que sólo se decía la parcela catastral en que se encontraba, sin precisar lugar claramente.

El 29 de noviembre de 2019 fue designado de manera interina el ingeniero José Enrique Báez Ureña, como viceministro de Áreas Protegidas, dejando sin funciones a Daneris Santana, quien tenía objeciones al proyecto. Diario Libre intentó contactarle pero no fue posible.

Image

En diciembre de 2019 el Instituto de Abogados por la Protección del Medio Ambiente (Insaproma) advirtió sobre la ilegalidad de cualquier proyecto en esta área protegida mediante sendas cartas al ministro de Medio Ambiente, Ángel Estévez, y a la compañía Globalia entregadas por vía de alguacil. La Coalición para Defensa de la Áreas Protegidas, comprendida por varias organizaciones ambientales nacionales, incluyendo a Acción Verde, Asamblea Nacional Ambiental (ANA), la Comisión Ambiental de la UASD, SOSAmbienteRD y Grupo Jaragua, apoyaron esta acción mediante una nota de prensa.

El 14 de enero, el Ministerio de Medio Ambiente otorgó el permiso ambiental (3771-19) a Globalia para el proyecto Leaf Bayahibe, firmado por el ministro de Medio Ambiente, Ángel Estévez. El permiso ubica al proyecto con coordenadas dentro de la parcela 24-A y comprende 96 villas “ecológicas” así como la infraestructura de soporte correspondiente.

En el siguiente gráfico se puede observar en el recuadro rojo el área del proyecto Leaf Bayahibe dentro de área protegida así como otro proyecto turístico.

Image

Luego del inicio del desmonte de la parcela 24-A el día de la Virgen de la Altagracia, Pepe Hidalgo anunciaba un día más tarde en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en Madrid, España, oficialmente el proyecto Leaf Bayahibe, con el apoyo del ministro de turismo Francisco Javier García, que enfatizó desde dicha feria que “todos los proyectos con un concepto ecológico, de preservación y convivencia con el medio ambiente siempre serán bienvenidos a la República Dominicana”.

Mientras tanto, la Coalición para Defensa de la Áreas Protegidas está desarrollando una serie de estrategias para impedir que se realice la obra en el área protegida.

+ Leídas