Solicita le hagan prueba del COVID-19 a ella y sus hijos tras su esposo fallecer por el virus

  • Magali Guzmán dice que en su casa se mantienen aislados

“Me han dejado desamparada”, clama Magali Guzmán, de 53 años, que el viernes pasado perdió a su esposo a causa del COVID-19, y quien pide desesperada a Salud Pública que le realicen la prueba para detectar el virus a ella y sus dos hijos.

La mujer, residente en el sector Barbarín Mojica, ubicado en la autopista Las Américas, relata que su fenecido cónyuge Carlos Ramón Gómez, de 54 años, comenzó a presentar tos recurrente y fiebre, por lo que decidió llevarlo al hospital.

Guzmán comenta que al dirigirse al centro de salud y, posteriormente su esposo recibir asistencia, el médico le informó que podría tratarse de una neumonía. Sin embargo, no descartó en ese momento la posibilidad de que fuera COVID-19.

“El doctor le recetó un medicamento, después de ahí volvimos para la casa. Al otro día continuaba tosiendo mucho y con fiebre. Lo volvimos a llevar al hospital, tuvimos que dejarlo interno el miércoles y el viernes nos avisaron que estaba muerto”, señala.

En el acta de defunción se determinó que el deceso del señor se produjo por coronavirus. En una funda plástica y con el ataúd sellado, lo mandaron al cementerio en una ambulancia sin que nadie pudiera asistir al sepelio por el riesgo que implica, expresa entristecida Guzmán en llamada a Diario Libre.

Agrega que ha llamado y solicitado que le hagan la prueba a ella y su familia para saber si están contagiados. Dice temer por su vida y la de sus hijos.

“En mi casa estamos aislados, cada quien, en su habitación, usando nuestras mascarillas, tomando en vasos desechables. Yo por ahora he sentido solo dolor de cabeza. Gracias a Dios no me ha dado tos, ni fiebre. Estamos siguiendo todo el protocolo de seguridad, pero necesitamos que vengan a hacernos la prueba y a intervenir el sector, no queremos que nadie se enferme aquí”, imploró.

20200601 https://www.diariolibre.com

+ Leídas