Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Velocidad de reacción

Los consumidores no están acostumbrados a una inflación cercana al 10%

El comportamiento social se adapta a las características de los eventos que ocurren. Y eso sucede en el ámbito político y en el económico. Comenzando por la esfera política, un ejemplo de dicha adaptación lo ofrece el reciente asesinato del exprimer ministro Shinzo Abe, probablemente la figura más reconocida del espectro político de Japón, país donde el empleo de armas de fuego para cometer crímenes es extremadamente raro. Es tan inusual, que por lo regular en un año hay menos de diez muertes  por esa causa, lo cual se suele atribuir a la dificultad para conseguir un arma, pero verdaderamente el factor principal es la propia cultura japonesa. El comportamiento social se ha acomodado a esa encomiable realidad, por lo que las medidas de seguridad aplicadas en las campañas electorales suelen ser muy limitadas, hecho que permitió que el atacante de Abe se le acercara para dispararle con un arma rudimentaria.

En los asuntos económicos, el comportamiento social también se configura en función de los eventos que predominan en la experiencia colectiva. Es así como en países con una tradición de estabilidad de precios, el proceso inflacionario actual es tan chocante. Los consumidores no están acostumbrados a índices de inflación cercanos al 10%, o a que el valor de su moneda caiga abruptamente, como ocurrió con el euro frente al dólar. En esas condiciones, les resulta difícil modificar sus hábitos de consumo en línea con la nueva situación.

Por el contrario, en países con un historial del costo de la vida más agitado, un ejemplo de ellos son los de Latinoamérica, los incrementos de precio causan menor sorpresa, razón por la que la población está más habituada a reaccionar ante ellos, y puede ajustar su consumo a la cambiante realidad con mayor rapidez. Pero hay que añadir, no obstante, que aunque su velocidad de reacción pueda ser mayor, también son más intensos los perjuicios que debe soportar, dada su mayor pobreza y más bajo nivel de protección. 

TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.