Vestidos de novia, el sueño de un día inolvidable

  • Las sedas y las gasas se trabajan en los diseños más vaporosos, mientras que los mikados son para los patrones más estructurados y armados, que dibujan la silueta de la mujer
$!Vestidos de novia, el sueño de un día inolvidable
El sueño se convierte en realidad cuando la novia se viste de blanco para su boda.

BARCELONA. La novia exige estar guapa y cómoda, algo muy difícil cuando se luce un vestido con una cola de tres metros, más cuatro metros de velo y una silueta muy ceñida, por esta razón los vestidos nupcial cada vez son más ligeros, livianos.

Cuando la novia busca su vestido sabe lo que no quiere. Unas prefieren elegir un modelo que incluya costura de última tendencias, otras una creación moderna y ahora, muchas desean aderezarlo con notas “vintage”, una tendencia que nunca pasa de moda, cada año se reinventa y admite nuevos códigos.

La industria de moda nupcial española sabe mucho de tendencias vestidos nupciales. Una de cada diez novias en el mundo se casa con un vestido nupcial de sello español, una cifra que desvela la buena salud de esta industria, según las últimas cifras de Barcelona Bridal Week.

“La moda nupcial es como un tiovivo en el que las tendencias van y vienen y lo único que se mantiene es el deseo de la mujer de estar guapísima”,dice a Efe el diseñador Lorenzo Caprile.

“Los diseñadores españoles son un imán en el mundo. Dictamos las tendencias nupciales, se innova mucho”, ha explicado el diseñador Hannibal Laguna, el cual reconoce que “hoy se lleva todo”.

A la hora de realizar un vestido de novia es importante, además de conocer el aspecto físico de la mujer, descubrir su personalidad, saber dónde se va a celebrar y qué quiere contar y expresar.

Las tendencias de los creadores españoles atraen y atrapan gracias “al diseño de autor, la personalización, la calidad y la artesanía, cualidades que describen la moda nupcial a medida”, detalla Paula del Vas, que lleva más de dieciocho años elaborando prendas de costura a medida para mujer.

“Existe una auténtica fiebre por la moda ‘vintage’, se desean vestidos lánguidos, de siluetas suaves, inspirados en los 30 del pasado siglo. Hay novias que llegan a los talleres con telas antiguas, encajes, joyas o pequeños detalles, que desean que se incluyan en su vestido de boda, quieren ser diferentes al resto”, dice Caprile.

“La novia manda, decide casi todo y piensa en el conjunto global de su boda, no quiere que se distorsione la instantánea imaginada, busca el equilibrio en el conjunto hasta encontrar una foto fija que permanezca en su retina”, dice Paula del Vas.

Encaje de bolillos, nido de abeja, bordados a mano y mucho amor por la costura son algunas de las esencias de las nuevas propuestas de novia que apuestan por la artesanía española y la recuperación de los oficios y técnicas tradicionales.

El diseñador Santos Costura adora la estética de los locos años 20 del siglo XX y propone vestidos de novia con bordados verticales y aplicaciones de plumas y perlas sobre patrones muy limpios, pero muy trabajados.

Vestido de líneas depuradas

Tras la era del barroquismo, la pompa y el boato, se perfila una moda nupcial sencilla y minimalista que invita a soñar con vestidos tan románticos como atrevidos.

Vestidos de líneas depuradas, cortes geométricos y poca cola, propuestas de novia destinadas a “una mujer femenina, muy natural y fresca”, dice el diseñador Modesto Lomba.

Las sedas y las gasas se trabajan en los diseños más vaporosos, mientras que los mikados son para los patrones más estructurados y armados, que dibujan la silueta de la mujer.

Los drapeados juegan con delicados volantes y tul ilusión en importantes faldas de aire romántico, la mayoría de ellas combinadas con cuerpos de talle bajo y escote palabra de honor.

“Los vestidos más románticos y livianos se trabajan con encaje y chantilly, tejidos que invita a jugar con las transparencias y que me han permitido hacer vestidos más modernos”, indica Lomba.

“Líneas cándidas y románticas dan vida a diseños sencillos, más intimistas, confeccionados con texturas rústicas y naturales para una novia más contemporánea y conceptual”, dice por su parte el diseñador Armiche Rodríguez, a quien le gusta trabajar formas limpias y rotundas que, proyectadas sobre el cuerpo de la mujer, producen intersecciones y curvas muy interesantes.

“La costura es un trabajo lento, artesano, de vital importancia para prendas especiales”, concluye Armiche Rodríguez.

Accesorios nupciales.

Los tocados y el velo cobraban gran importancia entre los complementos nupciales. En la Bridal Fashion Week de primavera 2019, los iraníes Elie Saab y Zuhair Murad propusieron las tradicionales confecciones etéreas en tul.

Otros diseñadores como Viktor & Rolf defienden velos más opacos en varias capas. Cada novia tiene su estilo, es importante asegurarse de que este complemento es coherente con el vestido.

Si es un modelo barroco, el velo deberá ser súper sencillo. En el estilismo nupcial no se pasan por alto las joyas como tiaras, horquillas, peinetas, broches, brazaletes, pendientes, gargantillas o camafeos, “sin olvidar el anillo”, dice Ernesto Gutiérrez de Barcena, joyero especializado en joyas antiguas.

El bolso también tiene cabida en el “look” de novia. Coquetos y divertidos resultan los bolsos de novia decorados con caracolas, estrellas de mar y motivos náuticos, creados por Mibúh.

EFE
20180825 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas