¿Aumentaste de peso durante la pandemia? ¡Culpa al estrés!

  • La pandemia fue la situación perfecta para que se produzcan cambios de peso no deseados
$!¿Aumentaste de peso durante la pandemia? ¡Culpa al estrés!
El denominador común de estos cambios en el peso corporal es el estrés.

Si has experimentado un aumento o una pérdida de peso no deseados durante la pandemia, no estás solo. Según una encuesta de la Asociación Americana de Psicología, el 61% de los adultos de Estados Unidos informaron de un cambio de peso no deseado desde el comienzo de la pandemia.

Los resultados, publicados en marzo de 2021, mostraron que durante la pandemia el 42% de los encuestados confirmaron un aumento de peso no deseado, 29 libras de media (13 kilos), y casi el 10% de esas personas aumentaron más de 50 libras (22 kilos). Por otro lado, casi el 18% de los estadounidenses afirmó haber experimentado una pérdida de peso no deseada, una media de 26 libras (12 kilos).

Otro estudio publicado en marzo evaluó el cambio de peso en 269 personas de febrero a junio de 2020. Los investigadores encontraron, en promedio, que las personas ganaron una constante 1.5 libras (.7 kilos) por mes.

Según la investigación de la neurocientífica nutricional Lina Begdache, existe una la relación entre la dieta, el estilo de vida, el estrés y el malestar mental, como la ansiedad y la depresión.

El denominador común de los cambios en el peso corporal, especialmente durante una pandemia, es el estrés. Otra encuesta realizada por la Asociación Americana de Psicología en enero de 2021 reveló que cerca del 84% de los adultos estadounidenses experimentaron al menos una emoción asociada al estrés prolongado en las dos semanas anteriores.

Los hallazgos sobre los cambios de peso no deseados tienen sentido en un mundo estresante, especialmente en el contexto de la respuesta al estrés del cuerpo, más conocida como la respuesta de lucha o huida.

La disminución de los niveles de dopamina puede traducirse en una menor motivación para hacer ejercicio, mantener un estilo de vida saludable o realizar las tareas diarias.
La disminución de los niveles de dopamina puede traducirse en una menor motivación para hacer ejercicio, mantener un estilo de vida saludable o realizar las tareas diarias. ( )

Lucha, huida y comida

La respuesta de lucha o huida es una reacción innata que evolucionó como mecanismo de supervivencia. Permite al ser humano reaccionar rápidamente ante un estrés agudo – como un depredador – o adaptarse a un estrés crónico – como la escasez de alimentos. Ante el estrés, el cuerpo quiere mantener el cerebro alerta. Disminuye los niveles de algunas hormonas y sustancias químicas cerebrales para rechazar comportamientos que no ayudarán en una situación de urgencia, y aumenta otras hormonas que sí lo harán.

Cuando está bajo la influencia del estrés, el cuerpo disminuye los niveles de neurotransmisores como la serotonina, la dopamina y la melatonina. La serotonina regula las emociones, el apetito y la digestión. Así, los niveles bajos de serotonina aumentan la ansiedad y pueden cambiar los hábitos alimenticios de una persona. La dopamina – otro neurotransmisor del bienestar – regula la motivación orientada a objetivos. La disminución de los niveles de dopamina puede traducirse en una menor motivación para hacer ejercicio, mantener un estilo de vida saludable o realizar las tareas diarias. Cuando las personas están estresadas, también producen menos melatonina, la hormona del sueño, lo que provoca problemas para dormir.

La epinefrina y la norepinefrina median en los cambios fisiológicos asociados al estrés y se elevan en situaciones estresantes. Estos cambios bioquímicos pueden provocar cambios de humor, influir en los hábitos alimentarios de las personas, reducir la motivación orientada a objetivos y alterar el ritmo circadiano de la persona.

En general, el estrés puede desequilibrar los hábitos alimentarios y la motivación para hacer ejercicio o comer de forma saludable, y este último año ha sido ciertamente estresante para todos.

Muchas personas encuentran consuelo en los alimentos de alto contenido calórico.
Muchas personas encuentran consuelo en los alimentos de alto contenido calórico. ( )

Calorías fáciles, poca motivación

En ambos estudios, las personas declararon su peso y los investigadores no recogieron ninguna información sobre la actividad física, pero se puede suponer con cautela que la mayoría de los cambios de peso se debieron a que las personas ganaron o perdieron grasa corporal.

Entonces, ¿por qué la gente ganó o perdió peso este último año? ¿Y qué explica las drásticas diferencias?

Muchas personas encuentran consuelo en los alimentos de alto contenido calórico. Esto se debe a que el chocolate y otros dulces pueden hacernos felices al aumentar los niveles de serotonina a corto plazo. Sin embargo, la sangre elimina el azúcar extra muy rápidamente, por lo que el estímulo mental dura muy poco, lo que lleva a la gente a comer más. Comer por comodidad puede ser una respuesta natural al estrés, pero cuando se combina con la menor motivación para hacer ejercicio y el consumo de alimentos bajos en nutrientes y densos en calorías, el estrés puede provocar un aumento de peso no deseado.

¿Y la pérdida de peso? En pocas palabras, el cerebro está conectado al intestino a través de un sistema de comunicación bidireccional llamado nervio vago. Cuando uno está estresado, el cuerpo inhibe las señales que viajan a través del nervio vago y ralentiza el proceso digestivo. Cuando esto ocurre, la gente experimenta saciedad.

En algunos países, y también en Estados Unidos, la pandemia ha provocado un aumento del hambre. La falta de comida y/o dinero para comprarla son otras razones por la que las personas pueden haber bajado de peso sin querer.

En otros países, la pandemia dejó a muchas personas confinadas en sus casas, aburridas y con mucha comida y poco para distraerse. Si a este escenario se le añade el factor del estrés, se da la situación perfecta para que se produzcan cambios de peso no deseados.

El estrés siempre formará parte de la vida, pero hay cosas que se pueden hacer como – practicar la autoconversación positiva – que pueden ayudar a evitar la respuesta al estrés y algunas de sus consecuencias no deseadas.

20210426 https://www.diariolibre.com

Temas

Salud
Estrés
Ansiedad
Pandemia

+ Leídas