Cuidar la piel desde dentro: el verdadero secreto de belleza

  • La recomendación viene de la dermatóloga e investigadora estadounidense Whitney Bowe, quien parece tener el secreto de un cutis precioso
$!Cuidar la piel desde dentro: el verdadero secreto de belleza
El truco está en librarse de los alimentos y bebidas que atentan contra la piel.

El secreto para lucir una piel radiante no son las cremas ni las inyecciones; el verdadero secreto de la belleza reside en el intestino, según Whitney Bowe, dermatóloga, microbióloga e investigadora internacionalmente reconocida, con sede en Nueva York.

Además de graduarse ‘cum laude’ en Biología Molecular por la Universidad de Yale y de graduarse en Medicina como la mejor de su clase en la Universidad de Pensilvania, Bowe es doctora en dermatología, y sus conocimientos sobre la relación entre la piel y la nutrición, la han convertido en una de las dermatólogas más solicitadas de Estados Unidos.

Los últimos hallazgos científicos revelan que el variado grupo de microorganismos que pueblan el intestino y la piel, conocido como microbioma, determinan aspectos como el aumento o la pérdida de peso, las enfermedades autoinmunes, las funciones cerebrales y la calidad dérmica, según Bowe.

Desde este enfoque, esta doctora, propone en su libro ‘Piel radiante, intestino sano’, un programa de tres semanas, basado en la alimentación y el control del estrés, y que considera al intestino como el camino más directo para lucir una piel fantástica y transformar el cuerpo, por dentro y por fuera.

“Lo más importante que hay que hacer durante la primera semana de este plan de salud y belleza de 21 días, consiste en librarse de los alimentos y bebidas que atentan contra la piel y comprar aquellos que alimenten, tanto a nuestra piel como a nuestro organismo”, explica.

“Es posible que parezca agobiante cambiar la dieta de la noche a la mañana, pero si nos lo planteamos pasito a pasito, no parecerá tan difícil”, asegura.

Cuidar la piel desde dentro: el verdadero secreto de belleza


No tomes grasas procesadas, incluyendo la margarina, la manteca vegetal y algunos aceites vegetales (soja, maíz, algodón, colza, maní, cártamo, semilla de uva y de girasol)
20190709 https://www.diariolibre.com

+ Leídas