Lactancia materna, ¿sabes qué beneficios tiene para ti y tu bebé?

  • Decidir amamantar puede darle a su bebé todas las ventajas posibles para empezar bien su vida
$!Lactancia materna, ¿sabes qué beneficios tiene para ti y tu bebé?
Las ventajas de dar el pecho para las madres empiezan desde la primera toma gracias a la oxitocina, también conocida como la “hormona del amor”.

Estamos celebrando la Semana Mundial de la Lactancia, y a pesar de ser una práctica natural y la mejor opción, tanto para la madre como para el recién nacido, existe mucho desconocimiento y mitos alrededor de ella, de los que seguro habrás escuchado. Por si necesitas razones para hacerlo, te listamos algunos de sus beneficios desglosados por Unicef:

Un superalimento. Su complejidad en nutrientes le da la corona de la reina de todos los alimentos que podamos encontrar en la tierra. Por tanto tiene consecuencias profundas sobre la supervivencia, la salud, la nutrición y el desarrollo infantiles. La leche materna proporciona todos los nutrientes, vitaminas y minerales que un bebé necesita para el crecimiento durante los primeros seis meses de vida; el bebé no necesita ingerir ningún otro líquido o alimento. Además, lleva los anticuerpos de la madre, que ayudan a combatir las enfermedades. El acto de lactar en sí estimula el crecimiento adecuado de la boca y la mandíbula, y la secreción de hormonas para la digestión y para que el bebé se sacie; además de crear un vínculo especial entre la madre y el bebé y la interacción entre la madre y el niño durante tiene repercusiones positivas para la vida en lo que se refiere a la estimulación, la conducta, el habla, la sensación de bienestar y la seguridad, y la forma en que el niño se relaciona con otras personas.

Una meta alcanzable. Prácticamente todas las madres pueden amamantar, si se les da el apoyo, los consejos y el aliento adecuados, así como ayuda práctica para resolver cualquier problema. Los estudios han demostrado que el contacto en una etapa temprana de la piel de la madre con la piel del bebé; la lactancia materna con frecuencia y sin restricciones para asegurar la producción continua de leche; y la ayuda para posicionar y colocar el bebé, aumentan las posibilidades de que la lactancia materna tenga éxito.

El antídoto perfecto. La lactancia materna también contribuye a la salud de la madre inmediatamente después del parto, ya que ayuda a reducir el riesgo de hemorragia posparto. A corto plazo, la lactancia materna retrasa el retorno a la fertilidad y a largo plazo reduce la diabetes tipo 2 y el cáncer de mama, de útero y de ovario. Los estudios también han descubierto vínculos entre el cese temprano de la lactancia materna y la depresión posparto en las madres.

Reduce el riesgo de enfermedades. Asimismo, la lactancia materna también reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas más adelante en la vida, tales como la obesidad, el colesterol alto, la presión arterial alta, la diabetes, el asma infantil y las leucemias infantiles. Los estudios han demostrado que los bebés alimentados con esta leche obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia y comportamiento en la edad adulta que los bebés alimentados con fórmula.

Refuerza el vínculo con el bebé. Los científicos han asociado unos mayores niveles de oxitocina con lo que ellos describen como “comportamiento maternal mejorado”. Esta pauta describe que existe una relación significativa entre la intención de amamantar de la madre antes del nacimiento y la seguridad del apego entre mamá y bebé.

Recomendaciones para una lactancia materna óptima
  • Inicia la lactancia materna durante la primera hora después del nacimiento.
  • Amamantar sin restricciones, cada vez que el bebé lo pida.
  • Alimenta a tu bebé exclusivamente con el seno durante los primeros seis meses de nacido.
  • Puedes lactar de manera continuada durante dos años o más, junto con una alimentación complementaria segura, adecuada desde el punto de vista nutritivo y apropiado para la edad, a partir del sexto mes.
  • Come bien porque la lactancia es un periodo donde existe un gasto energético adicional por la producción de leche y este déficit requiere un mayor aporte de nutrientes y energía (calorías) para satisfacer las demandas del bebé, dice la doctora y especialista en nutrición y alimentación, Erika Pérez.
  • Si aún tienes dudas pregúntales a quienes ya tienen la experiencia sobre por qué lactar es la mejor decisión.
20200804 https://www.diariolibre.com

+ Leídas