Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
mujer derrumba casa
mujer derrumba casa

Tras separarse de su pareja, mujer derrumba casa que construyó en terreno de exsuegros

"Nos desalojan porque a mí me está pidiendo el terreno, pero no la edificación, porque eso yo lo he hecho, me ha costado. Ahí está su terreno, la casa no", dijo Yumiko Ramírez

Expandir imagen
Tras separarse de su pareja, mujer derrumba casa que construyó en terreno de exsuegros
La mujer llevó a un grupo de personas para destruir los techos, paredes y calaminas. (FUENTE EXTERNA)

Una mujer derrumbó una casa en el distrito de Chancay, provincia limeña de Huaral, donde residía con el padre de sus hijos, luego de que un fallo judicial le ordenara entregar el terreno a sus exsuegros.

Yumiko Ramírez llevó a un grupo de personas para destruir los techos, paredes y calaminas que componían la vivienda. Ella dijo: "Construí la casa mientras convivía con mi esposo".

Explicó que derribó la vivienda porque le pidieron el terreno, no la edificación. "Nos desalojan porque a mí me está pidiendo el terreno, pero no la edificación, porque eso yo lo he hecho, me ha costado. Ahí está su terreno, la casa no", declaró la mujer a medios de Perú.

Señaló haber construido la vivienda para criar a sus cuatro hijos. "De poco a poco hemos estado construyendo la casa. Yo también he trabajado, aunque el señor dice que no sé trabajar. Ahí tengo mi negocio, que lamentablemente ya no existe. Poco a poco hemos trabajado los dos y hemos levantado la casa con ayuda de mi familia, de mis hermanos", contó.

Ramírez dijo que el padre de sus hijos está ahora con otra mujer. "Yo tengo documentos en la comisaría, que él se retira voluntariamente, yo no lo he echado", subrayó.

Además, Yumiko manifestó que, a pesar de que sabe que las tierras no le pertenecen, la vivienda la construyó con "sus propias manos" y con la ayuda de sus padres, ya que su expareja no tenía suficiente dinero para cubrir esos gastos.

La demolición comenzó el 22 de septiembre y, pese a la intervención de la policía local, el hecho generó controversia entre los residentes del distrito de Chancay.

Ramírez, en un intento por seguir defendiendo sus derechos, concluyó con tristeza: "Sólo pido disculpas a mis hijos por darle de familia a esa gente que no vale la pena, pero seguiré luchando contra todos esos".

TEMAS -